NOTICIA
28-12-2017

Consejos útiles para prevenir accidentes en el taller de reparación

Un taller de reparación de automóviles es un espacio de trabajo donde la naturaleza de la actividad y el manejo de herramientas y maquinaria pesada, entre otros, puede exponer al trabajador a riesgos para su seguridad.

Golpes, cortes, caídas, contactos eléctricos, ruido, quemaduras, proyección de partículas, radiaciones no ionizantes, contacto con sustancias peligrosas, sobreesfuerzos, o incendios o explosiones son algunos de los riesgos más frecuentes.

Es por ello que el taller debe contar con un protocolo de buenas prácticas para prevenir este tipo de percances y establecer medidas de respuesta en caso de que ocurra un accidente. El objetivo será seguir los procesos, corregir acciones inseguras y eliminar condiciones desfavorables.

En este sentido, Elige calidad, elige confianza ofrece una serie de pautas a seguir en el taller para hacer de él un lugar más seguro.

En cuanto al personal, todos los miembros del equipo deben estar plenamente concienciados e implicados en la prevención de accidentes. Además, debe existir la figura de un responsable que vele por el cumplimiento de todos los protocolos y medidas en materia de prevención. No se debe actuar permisivamente en estos aspectos, ya que cualquier descuido puede suponer un serio peligro para la integridad de los trabajadores.

Consejos para el personal

Por ello, en primer lugar, además de recordar que está prohibido fumar dentro del taller, se debe utilizar una indumentaria correcta y elementos de protección específicos, especialmente en el uso de las herramientas más peligrosas. Además, el trabajo en el taller requiere concentración, pues un despiste puede provocar un accidente.

Por otra parte, los trabajadores deben intentar mantener las manos limpias antes y después de cada reparación. También se debe evitar llevar objetos que puedan engancharse, como pulseras, colgantes, anillos, etc.

De igual forma, es importante mantener una posición corporal correcta y evita forzar posturas que puedan derivar en lesiones. También, no se debe comer ni beber en la zona de trabajo, ya que, entre otros, existe el riesgo de que se contaminen con sustancias del taller.

Medidas sobre las instalaciones

En cuanto a las instalaciones, se debe comprobar regularmente que la instalación eléctrica se encuentra en perfectas condiciones para evitar riesgos, así como que el local cuenta con una ventilación adecuada.

Del mismo modo, la temperatura en la zona de trabajo debe oscilar entre los 14 y los 27ºC, según establece la normativa, aunque lo ideal para la comodidad y el óptimo rendimiento de los trabajadores es que se sitúe entre los 21 y 25ºC.

Los riesgos derivados de la exposición al ruido deben eliminarse en su origen o reducirse al nivel más bajo posible, teniendo en cuenta los avances técnicos. Además, como la actividad en el taller requiere una gran agudeza visual, las condiciones de iluminación deben ser óptimas, combinando la luz natural con la artificial.

Por supuesto, es importante mantener el espacio de trabajo siempre limpio y ordenado para facilitar la faena y evitar tropiezos, golpes y caídas, así como contar con un kit de primeros auxilios para actuar rápidamente en caso de accidente.

De este modo, el taller debe contar con equipamiento adecuado para que se cumplan todos los puntos anteriores

Equipos, herramientas y maquinaria

Todas las herramientas y equipamientos deben estar homologados y en perfectas condiciones de funcionamiento. Igualmente, es importante hacer un correcto uso de ellas, así como llevar a cabo un mantenimiento adecuado. En este sentido, si un equipo o máquina requiere medidas específicas de seguridad para su uso correcto y seguro, estas deben estar siempre visibles.

Por otro lado, es fundamental almacenar correctamente las herramientas cada vez que se utilicen. Así se evitará que se caigan, que el espacio de trabajo esté desordenado o que se extravíen. También, debemos asegurarnos de que no quedan piezas sueltas antes de comenzar a utilizar la máquina. Además, se deben utilizar protecciones cuando utilicen herramientas que puedan desprender o proyectar fragmentos.

Del mismo modo, cuando haya transportar una herramienta, debemos asegurarnos de que se hace de forma segura: los filos y las puntas deben estar protegidos, así como que está desenchufada, se ha enfriado después de su uso y no quedan piezas sueltas.

Imagen portada noticia
En www.eurotaller.com se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.