Productos que supuestamente reducen el consumo del combustible ¿Qué hay de verdad en ellos?

El precio del combustible está por las nubes. Por ello no es de extrañar que los conductores estén cada vez más interesados en encontrar algún tipo de solución que les permita reducir el consumo de sus vehículos.

La principal recomendación que cualquier profesional del taller le daría a uno de sus clientes es que se ocupe, y preocupe, de mantener correctamente su coche, porque un vehículo en perfecto estado de revista consume menos. La segunda, que adopte hábitos de conducción eficiente.

Pero es inevitable que en este momento de estrechez económica aparezcan distintas propuestas -recetas milagro en muchos casos, verdades a medias en otros-, que lejos de ahorrar combustible resulten un timo en toda regla.

Imanes, aditivos o mecanismos para que el coche pueda funcionar incluso con agua... la picaresca es un buen motor para la imaginación. Pero confiar en determinados “milagros” puede salirnos caro.

En Internet, podemos encontrar ejemplos de algunos de estos productos que prometen considerales ahorros pero que en realidad sirven de poco. Las autoridades de EE.UU. y algunas asociaciones de consumidores ya han puesto la voz de alarma respecto a algunos de ellos, como los que se muestran en este vídeo publicado por ABC.

Mantener correctamente el coche y adoptar una conducción eficiente es la mejor manera de reducir el consumo de combustible de tu coche.