ZF desarrolla un concepto de volante avanzado para la conducción autónoma

ZF (compañía responsable de las marcas TRW, Sachs o Lemförder) ha dado a conocer su nuevo concepto de volante destinado a apoyar la funcionalidad de conducción autónoma de nivel 3 y superior. El sistema incorpora un control de gestos a través de pantallas gráficas para ampliar la comunicación entre el conductor y el vehículo, además de una tecnología de detección de contacto avanzada.

Juergen Krebs, vicepresidente de ingeniería para sistemas de volante y airbags de conductor, comenta: “Mientras ZF persigue su objetivo de 'Vision Zero', un habilitador crítico será la interfaz entre el vehículo y el conductor. A medida que las funciones automatizadas se vuelven más comunes, se requieren tecnologías avanzadas en el volante, que pueden ayudar a los conductores a permanecer seguros y a estar conscientes del modo de control actual del vehículo".

El nuevo concepto de ZF está diseñado para utilizar el control de gestos con el fin de activar diferentes funciones del vehículo que serán elegidas por los fabricantes. Funciona intuitivamente mediante gestos, usados comúnmente en teléfonos u otros dispositivos inteligentes. Por ejemplo, un solo golpecito sobre la cubierta podría activar la bocina eléctrica, y dos golpecitos seguidos o un golpecito y un deslizamiento en la montura, pueden activar las funciones indicadas relacionadas con esa parte de la montura del volante, como por ejemplo cambiar el control de la climatización. Estos gestos son apoyados y confirmados por la pantalla central y por pantallas gráficas y luminosas adicionales.

Pantalla LCD de siete pulgadas

El volante utiliza varios interfaces para indicar el modo de control del vehículo. Una pantalla LCD de siete pulgadas en el centro de la montura del volante, indica claramente si el control lo tiene el conductor o el coche. Adicionalmente, una cinta luminosa LED está integrada en la montura del volante, con luces azules que indican el modo de conducción autónomo, luces blancas para el modo de conducción manual, y luces rojas para las advertencias al conductor.

Otros usos para la cinta luminosa incluyen luces amarillas para la indicación de señales de giro a la izquierda o a la derecha, y luces encendidas o parpadeantes para indicar diferentes escenarios elegidos por los fabricantes del vehículo.

El sistema presenta también una amplia gama de funciones integradas de forma inteligente en el volante, incluyendo 10 sensores capacitivos en la montura exterior que detectan la parte del volante que está sujetando el conductor, y uno adicional en la parte interior de la montura que detecta si está usando la fuerza de sujeción correcta. Esto hace posible una detección de contacto sumamente precisa, que ayuda a aclarar si el conductor o el vehículo ha asumido el control. Esto será crítico para el funcionamiento autónomo de nivel 3 y superior.

Nuevo concepto de airbag

Esta configuración única del volante conlleva nuevos desafíos, ya que el airbag lateral del conductor no se puede colocar en el área tradicional debido a la pantalla LCD ubicada en el centro. Los ingenieros de ZF han diseñado un nuevo concepto de airbag que se despliega desde el lado trasero del volante a través de la montura y cubre la pantalla, contribuyendo así a la protección del conductor en caso de una colisión.

“El concepto de volante avanzado de ZF representa un paso importante en la evolución de la conducción automatizada, a la vez que aumenta la seguridad y la percepción del conductor”, subraya Krebs. “Mientras nos preparamos para las funciones automatizadas de nivel 3, el traspaso del control entre el vehículo y el conductor, mediante una retroalimentación sumamente precisa será un factor crítico. Creemos que nuestro nuevo concepto es el más intuitivo y el que proporciona la retroalimentación más clara al conductor”, concluye.

Una pantalla LCD de siete pulgadas en el centro de la montura del volante, indica claramente si el control lo tiene el conductor o el coche.
S
Fecha: 
Jueves, Diciembre 21, 2017