NOTICIA
14-01-2015

Al instalar un embrague de accionamiento notamos retemblores y tirones en primera y marcha atrás ¿Cómo solucionarlo?

Imaginemos que entra en el taller un Citröen C5 al que tenemos que cambiar el embrague. La prensa de embrague y el collarín son de accionamiento contrario (el collarín tira de las puntas del diafragma). Una vez finalizada la instalación, probamos el automóvil y comprobamos la aparición de un retemblor y tirones al salir en primera velocidad y en marcha atrás. ¿A qué puede ser debido? Los especialistas de Schaeffler comparten con nosotros su experiencia técnica.

 

“El embrague de accionamiento contrario trabaja de forma inversa al embrague tradicional. Cuando se pisa el pedal de embrague, la horquilla de desembrague no empuja al collarín, sino que tira de él hacia el cambio de velocidades. El collarín de tirar debe estar unido al plato de presión, por lo que se ubica bien ya premontado sobre la misma, o es necesario enclavarlo en la prensa durante el montaje”, recuerdan desde Schaeffler.

 

“Cualquier desviación u oscilación que se produzca durante la tracción de desembrague, afecta directamente a la zona de fricción, provocando un asentamiento irregular del plato de presión, y cierta tendencia al retemblor.

 

"En los casos en que el enclavamiento del collarín se realiza en el momento del montaje, una parte del collarín es insertada en la maza de embrague, y un arillo de metal se encarga de hacer de pieza de bloqueo, para evitar que el collarín se escape cuando se realiza la fuerza de tracción. Para evitar desviaciones en el desembrague, debe revisarse que el arillo haya insertado completamente en la maza de embrague, y esté asentado de manera uniforme en ambos lados del collarín para que la tracción sea simétrica".

 

"La horquilla de desembrague está trabajando ahora en una posición distinta a la que realizaba antes de sustituir el embrague. Por este motivo es necesario revisar previamente al montaje, el correcto estado de la misma y sus puntos de basculación (pivote, casquillos de eje y el propio eje) para asegurar que no existen puntos de bloqueo u holguras, que permitan un movimiento libre del accionamiento. Este movimiento quedaría traspasado al collarín de desembrague, que al estar unido al plato de presión, genera vibración e inestabilidad en la zona de fricción. Las puntas de horquilla no deben presentar desgaste en la zona de contacto con el collarín".

 

"En caso de que exista cualquier desgaste o deformación en los componentes del sistema de accionamiento, principalmente horquilla, su sistema de basculación y cañonera, será necesaria su sustitución, siendo muy importante el uso de piezas de calidad original. En caso contrario el problema persistirá", inciden desde Schaeffler.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.