NOTICIA
29-03-2021

Así afecta el óxido al coche

Los fabricantes intentan luchar contra este peligro para los coches que es el óxido y no siempre consiguen salir airosos sobre todo dependiendo de dónde nos encontramos y de si hemos tenido algún golpe.

Recordamos que cuando la chapa de acero entra en contacto con agua y aire, tiene lugar un proceso llamado “catálisis”. El agua induce al hierro a unirse con el oxígeno. Este proceso se intensifica, si el agua es un poco ácida, como cuando se añade sal.

Por este motivo, los coches en las regiones nevadas se oxidan bastante más rápido que aquellos en zonas más seca y cálidas. Y lo mismo podemos aplicar en las regiones cerca del mar donde también existe esa humedad y la presencia de la sal del mar.

Por eso es importante que si nos damos cuenta de que tenemos un poco de óxido ir a nuestro EuroTaller de confianza para evitar que haya más problema y, sobre todo, que se vaya extendiendo por el resto del vehículo.

Óxido en la carrocería

El óxido necesita tres cosas:

  • Acceso a la chapa pelada
  • Oxígeno
  • Agua

Así que si acudimos ya con una parte oxidada es para realizar una reparación por lo que no es malo intentar evitar el óxido de antemano. El óxido necesita un punto de ataque. Ha de llegar de alguna forma al metal pelado para desatar su poder destructivo.

Por tanto, es importante que si queremos comprar un vehículo usado hay que comprobar si tiene esas manchas de óxido y para ello también nos pueden ayudar en nuestro EuroTaller.

Atención a estas zonas

  • Óxido de la chapa exterior: el óxido suele aparecer en las zonas más propensas a acumular humedad, como son las taloneras o bajo las puertas, detrás del guardabarros en las aletas delanteras y sobretodo en zonas donde la protección de la pintura e imprimación ha saltado por culpa de un golpe o rasguño.
     
  • Óxido de la chapa interior: el óxido se forma en zonas de difícil acceso como los bajos del coche, interior de guardabarros y aletas, vierteaguas interiores y distintos rincones del interior de la carrocería. Suelen ser los óxidos más complicados de detectar y sanear. Además, puede llegar a afectar a la estructura en el caso de que dicho óxido se forme en los puntos clave, zonas de unión estructural, por ejemplo. Si en la ITV se detecta una zona de óxido sin sanear o que pueda presentar un aspecto grave o peligroso, el vehículo no pasará.
     
  • Óxido en la mecánica: especialmente en los bajos del vehículo. Puede ocurrir que debido al óxido, se rompan tuercas, soportes, tornillos agarrotados... complicando la reparación y mantenimiento del coche. Los tubos de escape son muy poco amigos de la humedad y el óxido y con el tiempo acaban pudriéndose las soldaduras y uniones de los tramos del tubo de escape.
     

En la Red de talleres de EuroTaller cuidamos de tu coche para que su conducción sea tan confortable como el primer día y siempre segura. Encuentra tu taller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.