NOTICIA
30-10-2020

Así funciona el sensor de cigüeñal del coche

Este sensor, también conocido como CKP, es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro coche. Su función es detectar la velocidad exacta del motor. Luego esos datos se los manda a la centralita central, la ECU, que junto con la información que recibe, a su vez del sensor del árbol de levas, decide el momento exacto para la inyección e ignición en el motor, según las exigencias de la conducción.

Por lo tanto, es clave para determinar el número de revoluciones y la posición del eje del cigüeñal. Normalmente, están montados cerca del volante de inercia, en una corona dentada.

Los hay de dos tipos dependiendo de su tecnología de funcionamiento:

  • El conocido como sensor de efecto Hall que tiene un chip y una placa electrónica que convierte los datos recibidos en un pulso eléctrico que se envía a la centralita por medio de un conector.
  • El inductivo. Este lleva un imán que realiza una lectura magnética que se traslada a una bobina que informa también emitiendo un pulso eléctrico.

En ambos casos tienen componentes comunes como son el anclaje y el conector. El primero es el que mantiene fijado el sensor mediante tornillos. En cuanto al conector puede también tener dos o tres clavijas de conexión. Si son dos son la alimentación y la masa. Si es el de tres, el último hace de protección para las interferencias. En la mayoría de las ocasiones los sensores de tres son los tipo Hall y los de dos los inductivos.

¿Cómo sabemos si falla el sensor?

Algunos de estos síntomas pueden indicar que tenemos un problema en el sensor del cigüeñal. Es muy común que el vehículo no arranque o que se apague el motor espontáneamente. Es muy probable que no haya chispa ni pulso de inyección, y se puede perder el orden de encendido. También aparecerá un código de avería del motor.

Pero hay más síntomas que nos pueden hacer pensar que es el fallo del sensor como aumento del consumo de combustible, pérdida de potencia, fallos en el velocímetro y en el contador de revoluciones, aumento de la expulsión de gases contaminantes.

¿Qué se avería?

Pues todos esos síntomas pueden deberse a:

  • Cortocircuitos internos en el sensor por sobre calentamiento.
  • Roturas en los cables, también por excesivo calor o por algún problema externo.
  • Daños mecánicos de la rueda del transmisor, es decir, que se rompa la carcasa por cambios térmicos o degradación de los materiales.
  • Suciedad debido a las partículas de metal o la carbonilla.

¿Hace cuánto que has revisado el estado del coche? En la Red EuroTaller cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu coche. Encuentra tu taller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.