NOTICIA
20-01-2021

Así puede afectar a tu coche la sal en la carretera

Seguro que algún conductor ha sentido alivio al ver que habían echado sal en la carretera después de llevar un tiempo conduciendo o atrapado bajo la nieve o circulando sobre el hielo. No cabe duda de que es una gran ayuda para ese momento y que hay que aprovecharla. Pero hay que tener en cuenta también que puede dañar nuestro vehículo.

Los camiones en realidad distribuyen un tipo de salmuera que lleva parte de sal y una pequeña de agua. Gracias a un proceso denominado descenso crioscópico, la sal consigue modificar el punto de congelación del agua. En lugar de a los 0ºC, las carreteras se congelan a muchos más grados bajo cero. Ojo porque el agua salada, al entrar en contacto con la carrocería del coche, puede convertirse en un agente corrosivo y afectar a muchos componentes del vehículo. Para cualquier duda siempre podemos recurrir a nuestro EuroTaller de confianza donde nos aclararán a qué componentes puede afectar.

Lista de elementos afectados

Así que esa sal, y peor la mezcla con agua, puede afectar tanto a la pintura del coche, como a la carrocería y a otros elementos como las llantas, los frenos, los amortiguadores o el tubo de escape.

Aunque en el Race recuerdan que, de fábrica, los coches salen con una imprimación de brea que protege los bajos, con el paso del tiempo y el roce con los badenes y baches se va quitando esa capa protectora, lo que facilita que esa sal esparcida por la carretera entre en contacto con la parte inferior del vehículo, lo que facilitará que la oxidación aparezca antes.

Estos elementos pueden ser el sistema de escape, los cables de la electrónica, latiguillos y tubos, bomba del depósito del limpiaparabrisas, radiador, cárter y, sobre todo, el chasis donde la sal puede adherirse y provocar corrosión.

También hay que prestar atención al anclaje del capó en los coches, que aísla al motor del exterior. Con la sal, ese cierre se puede estropear y puede provocar, en casos extremos, que el morro se abra durante la marcha, con el consecuente peligro que eso supone al anular toda nuestra visibilidad al volante.

Hay que tener mucho cuidado de circular detrás de un camión que esparce sal en la carretera pues también dificultará la visión si adhiere a la luna y ni siquiera los limpiaparabrisas podrán retirarla.

Para evitar que la sal afecte al coche, lo mejor es lavarlo con agua a presión después de utilizarlo. Cuanto más dejemos reposar la sal sobre la carrocería, más daño hará. Por eso, lo recomendable es aplicar el agua tanto en la carrocería, como en el paso de rueda.

En la Red EuroTaller queremos que viajes seguro y confortable por eso cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu coche. Encuentra el taller de la Red EuroTaller más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu automóvil.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.