NOTICIA
04-09-2020

Así te avisa el tubo de escape de los problemas de tu coche

Una fumata blanca a través del tubo de escape no es buena noticia y aunque no se encienda ningún testigo en el panel de control del coche es recomendable ir a tu red de talleres de confianza Eurotaller.com.

En condiciones normales, el humo emitido suele ser de color gris, pero este puede variar dependiendo del estado de salud del vehículo. El humo puede ir desde el blanco al negro pasando, incluso, por el azul.

El color aporta una de las pistas importantes para conocer qué está ocurriendo en el interior del coche y del nivel de desgaste de las piezas mecánicas. Otro de los aspectos a vigilar es el espesor del humo.

Sin embargo, ante cualquier anomalía, lo más recomendable es acercarse lo más rápido al taller de confianza de la red de EuroTaller para evitar mayores problemas en el vehículo.

Humo blanco

Ante la aparición de humo blanco en el tubo de escape, puede ser el caso más leve. En la mayoría de las situaciones se trata de vapor de agua que se ha condensado en el sistema de escape.

Tras el arranque y la puesta en marcha, el humo blanco tenderá a disiparse e incluso a desaparecer. En cambio, si éste persiste y su parece ser más denso entonces sí que se está ante un problema mecánico.

En el caso de que al arrancar el humo persista es probable que el coche tenga un problema de refrigeración y que parte del anticongelante se esté colando en el cilindro y se haya mezclado con el combustible.

Este problema es rápido de detectar de forma visual y también a través del olfato, ya que este humo tiene un olor muy característico y suele ir acompañado de fallos de temperatura.

Por otro lado, si la aparición es de humo denso blanco, esto indica que se está quemando el líquido refrigerante del motor. La causa, probablemente alguna deficiencia en los sensores de la inyección, o en los filtros del aire del motor, o bien de los inyectores y reguladores de presión de combustible.

Humo azul

En el caso de que el humo del tubo de escape sea azul o tenga tonos azulados es señal de que la junta de culata no funciona correctamente. Una alerta para acudir al taller de forma urgente.

Este tipo de humo tiene un olor similar al aceite quemado en las cocinas y supone que el aceite del coche está entrando en la cámara de combustión. Existen diferentes motivos por los que se puede dar esta situación:

Si el humo aparece siempre es porque la junta de culata esté en mal estado y pasa aceite de la distribución al cilindro número 1.

Si aparece sobre todo al acelerar fuerte y cuando estamos parados al ralentí es por que el turbo está gastado y el aceite que lubrica su eje se cuela en el circuito de admisión.

Humo negro

Esta señal es característica al pisar a fondo el pedal del acelerador, ya que los vehículos disponen de una válvula que regula los gases de escape. Su finalidad es cerrarse para que entre en el cilindro aire limpio y arda bien el combustible que inyectamos al acelerar.

En el caso de que no se cierre bien, el carburante se mezcla con el gas de escape y no se quema bien y provoca el humo negro.

Si el exceso de humo se produce durante la conducción sin los famosos acelerones, quizá los filtros de aire estén sucios y necesiten una revisión en el taller.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.