NOTICIA
01-07-2015

Averías de la junta de la culata: caras de reparar, peligrosas para el motor. Síntomas de que algo marcha mal

Es un componente que a todos –a casi todos- nos suena. Y además, lo asociamos normalmente con una avería cara. Y no es de extrañar que cambiar la junta de la culta sea una avería cara. Sobre todo si tenemos en cuenta cuál es su función en nuestro automóvil: nada más y nada menos que garantizar la estanqueidad de la compresión del motor, del corazón de nuestro automóvil. De ahí que su buen funcionamiento sea imprescindible para que nuestro automóvil funcione perfectamente.

La junta de la culata está diseñada específicamente para encajar perfectamente entre la superficie del bloque motor y la culata y conseguir un cierre hermético. En su fabricación se tienen en cuenta las altas temperaturas y presiones que se alcanzan en dicha zona para garantizar una perfecta adaptación al entorno. De este modo, la junta de la culata evita que el líquido refrigerante se mezcle con el aceite de motor durante la combustión.

Avería de la junta de la culata

¿Por qué se avería la junta de la culata? La principal causa de un anormal funcionamiento de la junta de la culata es debido a que se ha deteriorado y no cumple adecuadamente su función. Una pérdida de agua, por ejemplo, puede hacer que la junta de la culata se vea sometida a una temperatura superior de servicio, que acabe quemándose y dejando de funcionar correctamente. Un mal ajuste de la misma, la pérdida de líquido de refrigeración, un fallo en el radiador, la bomba de agua o el termostato que provoquen el sobrecalentamiento del motor son las causas más habituales de una avería de la junta de la culata. Pero…

¿Qué síntomas nos indican que algo va mal en la junta de la culata?

Muchos y variados, como ya hemos visto. Ante el menor indicio, lo más recomendable es que visites rápido tu taller de confianza: tu EuroTaller. Tienes más de 800 puntos de servicio en toda España. Encuentra el tuyo con nuestro buscador de EuroTalleres.

Síntomas de que la junta de la culata no funciona adecuadamente

  • El primero de ellos: el motor se sobrecalienta.
  • Pérdida de potencia.
  • Presión elevada en el sistema de refrigeración.
  • Fugas de líquido refrigerante.
  • El color del líquido refrigerante se vuelve marrón
  • Humo gris o blanco en el escape.
  • Consumo anormalmente elevado de agua.
  • Consumo anormalmente elevado de aceite de motor.

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.