NOTICIA
15-09-2020

Averías tontas que nos cuestan más de un disgusto

Que levante la mano el que no haya cometido un despiste que le ha provocado una visita al taller más o menos importante para los bolsillos de cada uno de nosotros.

El tener al día todas las revisiones, la ITV pasada, unos neumáticos en perfectas condiciones no nos exime de visitar nuestro taller por una tontería que nos provoca un perjuicio importante.

Entre las más habituales que podemos encontrar estas.

El repostaje: Ahora que la mayoría de las gasolineras son autoservicio nadie piensa que le pueda pasar el echar un combustible equivocado en el depósito. El estar hablando, mirando la pantalla del móvil o simplemente el precio del combustible puede provocar que en vez de gasolina pongamos gasoil o al revés. Y eso que desde que las boquillas de las mangueras son de diferente diámetro es más difícil la equivocación, pero sucede. Si esto nos pasa y nos damos cuenta antes de meternos y poner en marcha el vehículo puede que todo se quede en un mal susto y no tenga más repercusión, al margen de retrasarnos el viaje o impedir continuar con la tarea que estábamos haciendo. Si se nos ocurre poner en marcha el vehículo la avería se puede acercar a los 500 euros.

Las señales luminosas: Hay veces que en el salpicadero se nos encienden algunas luces de avería. Si no es la temida del fallo motor y el coche funciona con normalidad no le hacemos caso. Pensar que puede ser una tontería, el no tener un uso intensivo del vehículo, el suponer que se apagará sola o el poco tiempo para ir al taller hace que tengamos una avería más importante si vamos a consultar con un especialista o si se nos ocurre mirar el libro de “instrucciones” del vehículo que seguramente esté como el primer día.

El punto muerto. Es recomendable ponerlo en los semáforos o en paradas prolongadas para no perjudicar el embrague. Nunca se debe emplear en una bajada, además por el peligro tan grande que es, porque a nivel de averías se perjudica a los frenos que son sometidos a una presión excesiva. También se acumula carbonilla y los líquidos no circular al ir a revoluciones tan bajas además de ocasionar fallos en poleas y tensores de correas.

Si te ha sucedido algo de esto pásate por tu EuroTaller más cercano. Solicita cita previa en tu EuroTaller de confianza desde nuestro buscador de talleres.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.