NOTICIA
15-09-2013

Cambiar de marcha de oído o variar constantemente de velocidad, enemigos de la conducción eficiente

¿Cambias de marcha "de oído"? ¿Conduces a tirones? ¿Cambiando constantemente de velocidad quizás? Pues por si tenías alguna duda sobre su impacto, la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) confirma lo obvio: que no es lo más aconsejable para ahorrar combustible. Y lo hace publicando una serie de consejos para conducir de manera eficiente ahora que se acerca la Semana Europea de la Movilidad, que se celebrará del 16 al 22 de septiembre bajo el lema 'Muévete por un aire más limpio'. ¿El objetivo? Que los ciudadanos reflexionen sobre el impacto que el transporte tiene en el aire que respiramos en nuestras ciudades.

Consejos eficientes

La CNAE recomienda no pisar el acelerador en el momento de arrancar y usar la primera marcha sólo para iniciar el movimiento. Además, señala que con motores turbo es conveniente esperar tres o cuatro segundos una vez arrancado el motor antes de que nos pongamos en marcha.

¿Cuándo es el mejor momento para cambiar de marcha?

Lo de cambiar de marcha de oído no es lo más eficiente. Los profesionales de las autoescuelas recomiendan que cambiemos de primera a segunda tras dos segundos, o seis metros de recorrido; de segunda a tercera, a partir de los 30 km/h; de tercera a cuarta, a partir de los 40 km/h, y de cuarta a quinta, a partir de los 50 km/h.

Además, lo mejor es elegir marchas largas, para las cuales se circulará con el acelerador más pisado. Respecto a la velocidad, lo mejor es mantenerla constante y evitando acelerones bruscos o frenazos de golpe.

Otra de las recomendaciones de la CNAE pasa por levantar totalmente el pie del acelerador cuando vayamos a decelerar o detener nuestro automóvil. Si, además, habiendo levantado el pie del pedal, circulamos con una marcha engranada, por encima de 20 km/h y del régimen de ralentí, evitaremos consumir combustible. Por último, nos recuerdan que cuando vayamos a la detener el vehículo reduzcamos la marcha lo antes posible. En detenciones de más de un minuto, no te olvides de apagar el motor.

Mantenimiento de los neumáticos

Recuerda que es necesario revisar la presión de los neumáticos una vez al mes. Las indicaciones las encontrarás indicadas en el bastidor de la puerta o en el interior de la tapa del depósito del coche. Eso sí, es conveniente que cuando revises la presión, los neumáticos estén fríos. Que no hayan recorrido más de tres kilómetros a baja velocidad.

Respecto a la profundidad de los canales de la banda de rodadura, para que el comportamiento de los neumáticos tanto en seco como en mojado sea el adecuado, es necesario que su profundidad sea igual o superior a los 1,6 mm. Además, Roberto Ramos, experto en seguridad vial de la CNAE, añade: “los neumáticos han de responder a las medidas, código de velocidad 205/50 R 91H y código de carga 205/50 R 91H homologados para cada vehículo”.

Por último, si usas un reolque, recuerda que la presión de los neumáticos traseros ha de ser, al menos, 0,4 bar superior.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.