NOTICIA
23-03-2021

Cómo adelantarte a las posibles averías de tu coche diésel

Tener parado nuestro coche durante demasiado tiempo no es bueno y es un panorama al que nos enfrentamos en los próximos días por el confinamiento perimetral establecido para la Semana Santa y que tiene por objeto limitar la movilidad.

Así que las familias que tienen un coche, casi siempre diésel, para los desplazamientos vacacionales van a ver que lo tendrán parado durante unos cuantos días más.

Durante los tiempos más duros del confinamiento, hace un año ya, la causa más común de las asistencias fueron problemas con el sistema de arranque y la batería. Pero también hay un testigo que se enciende a veces y tiene que ver con problemas en el filtro de partículas de su diésel.

Problemas en el filtro de partículas

Retiene hollín y residuos sólidos de la combustión de los motores de gasóleo. La falta de uso, y la utilización del vehículo únicamente en trayectos cortos, limitándose a actividades esenciales y permitidas, facilita la saturación y obstrucción del filtro de partículas de nuestro diésel. A la larga, la obstrucción del filtro de partículas puede hacer que nuestro coche no funcione correctamente, e incluso provocar averías.

De todas formas, los diésel modernos incorporan diferentes técnicas de regeneración del filtro que deberían entrar en funcionamiento periódicamente para evitar la obstrucción.

Lo que pasa es que se suele aplicar manteniendo un régimen del motor elevado y constante, durante un tiempo determinado, lo que eleva la temperatura de los gases de escape y facilita la incineración de los residuos acumulados en el filtro. El problema es que si solo hacemos trayectos cortos, el motor encuentra dificultades para aplicar un ciclo de regeneración automático completo.

Para adelantar el proceso podemos conducir a más revoluciones, con marchas más cortas, pero siempre que el motor haya alcanzado la temperatura adecuada, y para eso necesitamos un tiempo de conducción suficientemente prolongado.

Evita otros problemas

  • Neumáticos. Conviene que estén bien inflados para evitar deformaciones. Incluso es conveniente que tengan un 25% más de presión para que el propio peso del vehículo no los deforme.
     
  • Freno de mano. No levantar del todo la palanca del freno de mano, en el caso de que sea mecánico, para evitar que se agarrote con el tiempo. Dejar una marcha puesta para inmovilizar el vehículo y, si es necesario, bloquear las ruedas mediante cuñas.
     
  • Combustible. Dejar el depósito por encima de la mitad de su capacidad para evitar que se formen sedimentos o condensación de agua.
     

¿Hace cuánto que no visitas tu taller para cuidar del mantenimiento de tu coche? Los profesionales de la Red EuroTaller cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu vehículo.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.