NOTICIA
19-11-2020

¿Cómo funciona la dirección electroasistida en el coche?

No es una gran novedad, pero sí, cada vez más coches incorporan ya este sistema para hacernos la conducción, y hasta el aparcamiento, más sencilla y más segura.

Se puede decir que con los avances que se están introduciendo vamos avanzando hacia un grado mayor de autonomía en la conducción. Ejemplos de ese progreso se pueden ver ya con los sistemas de aparcamiento, que nos permiten levantar las manos del volante durante la maniobra o cuando los sensores detectan que nos hemos cambiado de carril en una autovía y no lo hemos indicado. Entonces, ese sistema tiende a meter al coche de nuevo en el que estábamos.

Esto último es especialmente importante desde el punto de vista de la seguridad por si nos hemos sumido en un inicio de somnolencia o simplemente nos hemos despistado un momento.

En algunos vehículos ya los sensores son capaces de detectar si hemos levantado las manos del volante y nos lanza un aviso para que volvamos a ejercer presión sobre él.

¿En qué consiste?

Fundamentalmente un sensor de dirección detecta la posición cuando giramos el volante. Esos datos junto con los que recoge que van en el eje de la dirección se envían al módulo que controla la dirección asistida.

Ahí suman más información procedente de los sistemas de estabilidad y se determina la cantidad de asistencia que se necesita en cada momento. También puede recoger datos de otros sensores de todo el vehículo como del ABS, por ejemplo.

Cuando la centralita recibe la información proveniente de los sensores, envía una corriente eléctrica al motor para que este se accione. Esto provoca que el motor eléctrico se mueva y accione un mecanismo, moviendo al mismo tiempo la cremallera de dirección.

De igual manera, el motor eléctrico actúa una vez realizado el giro para llevar de nuevo las ruedas a su posición inicial, después de que la centralita haya calculado el par de retorno en función del ángulo de giro o de unos parámetros establecidos.

La dirección asistida eléctrica tiene una ventaja frente al resto y es que es mucho más eficiente y no favorece que se consuma más combustible. Al no haber una bomba hidráulica accionada por una correa que funciona constantemente no se genera resistencia alguna, y por tanto el motor no tiene que hacer más “esfuerzo” para que la dirección funcione.

El que incorpore mucha carga de electrónica también nos deja más dependientes de que no se estropeen esos sensores. Alguna crítica o inconveniente que están las marcas intentando solucionar es que a veces, no se siente la carretera a través del volante como con la asistida tradicional. Si tenemos un fallo en el sistema lo más lógico es que nos avise a través de una luz en el cuadro y que se pueda notar una dirección más dura, con más esfuerzo para dirigir el vehículo. Se hace para evitar el calentamiento de ese motor eléctrico que lleva.

Los profesionales de la Red EuroTaller están para ayudarte así que si necesitas que cuiden del buen mantenimiento de tu automóvil, encuentra tu taller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche. ¡Cuida el motor de tu vida!

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.