NOTICIA
25-04-2013

¿Cómo puedes perder tus dos negocios de talleres de coches... después de tocarte El Gordo de Navidad?

Si algo nos está dejando claro la crisis económica es que los negocios tienen que ser más eficientes que nunca. Talleres de coches incluidos. Para muestra un botón: la historia del empresario de la reparación y el recambio Miguel Collazo.

De empresario de éxito, de ciudadano con suerte al que le toca el Gordo de Navidad, a vender cupones de la ONCE, a evitar in extremis el desahucio de su casa. Es la historia de Miguel Collazo, un gallego al que hasta 2006 le sonreía el mundo de los negocios. Lo cuenta La Voz de Galicia. Tenía una empresa de transporte con tres camiones, un taller de reparación de vehículos y una tienda de recambios. Llegó la crisis económica, los bancos cerraron el grifo del crédito y la cosa se torció. De nada sirvió el dinero que le había tocado en la Navidad de 2003 en el sorteo del Gordo.

La crisis, el impago de algunos clientes, la falta de crédito bancario... En apenas pocos meses, los negocios de este posventero y con ellos los doce puestos de trabajo que generaban se vieron en una situación difícil. Le aconsejaron ir a un concurso voluntario de acreedores y así lo hizo. Finalmente en 2010 los administradores concursales de su grupo de empresas vendieron los camiones y el banco le embargó todas las propiedades, su domicilio familiar incluido. Ahora está en paro. Pero ha estado año y medio vendiendo cupones de la ONCE, empleo que consiguió gracias a una incapacidad que padece. Gracias a STOP Desahucios ha conseguido que el bando le deje vivir en la que siempre fue su casa. Estan negociando un arreglo. Miguel y su mujer viven de una pensión de 394 euros.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.