NOTICIA
10-09-2019

¿Cómo serán los limpiaparabrisas del futuro?

Tesla no es un fabricante innovador por desarrollar y fabricar coches eléctricos, sino porque, al partir prácticamente de cero, está desarrollando toda una serie de tecnologías que incorporarán (o no) sus coches en el futuro.

Uno de sus últimos desarrollos ha tenido en cuenta un elemento del automóvil que suele estar bastante alejado de los focos: el limpiaparabrisas.

Limpiaparabrisas electromagnéticos

Así, una patente presentada en marzo (y hecha pública hace sólo unos días, siendo tema de discusión en un foro en Internet y de ahí saltó a los medios) explica el funcionamiento de unos nuevos limpiaparabrisas electromagnéticos de aspecto futurista, que desaparecerán de la vista cuando no llueva y serán muy eficientes cuando sean necesarios.

El diseño aerodinámico de los parabrisas de los vehículos y la tendencia a las superficies acristaladas, cada vez mayores, obliga a que los sistemas limpiaparabrisas utilicen brazos cada vez mayores para poder barrer toda su superficie.

En este sentido, Tesla asegura que los sistemas actuales son energéticamente poco eficientes, lo que perjudica más a los vehículos eléctricos, puesto que la fricción contra el cristal obliga a un consumo extra de la batería que reduce la autonomía del vehículo.

Así funcionan

Para reducir o eliminar ese supuesto consumo 'extra', Tesla ha ideado unos nuevos limpiaparabrisas que solo emplearán un brazo cuya forma coincidirá exactamente con la del parabrisas y cuyo funcionamiento será posible gracias a un sistema electromagnético situado debajo del capó. Este incluye un actuador lineal, un carril guía y el sistema de imanes que lo hace funcionar.

El riel, a su vez, incluye varios imanes permanentes situados de forma horizontal a lo largo de la curvatura del parabrisas. El brazo móvil cuenta con una serie de perforaciones rodeadas cada una de ellas por una bobina electromagnética que empuja el agua. El circuito de control se encarga de mover el brazo mediante la activación de los imanes.

El movimiento que realiza no es curvo sino lineal y puede controlarse para limpiar una región definida de forma exacta, cubriendo el 100% de la superficie. Dicho movimiento provoca, según Tesla, una fricción mínima con el cristal, aumentando la eficiencia. Además, cuando no es necesario, todo el sistema puede esconderse debajo del capó aumentando su tiempo de vida útil.

El limpiaparabrisas se activará mediante un sistema de detección de lluvia y nieve basado en redes neuronales, que ya está implementado en sus vehículos con piloto automático de segunda generación.

De esta forma, según uno de los ingenieros responsables de la patente, el desarrollo está pensado para los Model S, X y 3, si bien las tecnologías que se patentan no siempre se llevan a la producción en serie, por lo que aún se desconoce si acabará en sus vehículos o, incluso, si podría aplicarse a modelos de otros fabricantes.

Sean como sean los limpiaparabrisas del futuro o los coches mismos, siempre tendrás un EuroTaller en el que confiar su cuidado ¡Elige tu EuroTaller de confianza y pide cita!

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.