NOTICIA
17-09-2015

Conducir de forma brusca afecta a la salud de frenos y embragues. Desecha los malos hábitos al volante

E interfiere con el resto de conductores. No pienses que es simplemente una mala costumbre –eventual o no- sin consecuencias. Las más evidentes se dejarán notar –además de en las posibles reacciones del resto de conductores- en la mecánica de tu automóvil.

Como sabes, y no nos cansamos de recordarte, embrague y freno son piezas fundamentales en nuestros coches, y sufren mucho cuando la forma en que conducimos no es adecuada. Lo notarás en su desgaste y te harán pasar de manera innecesaria, o prematura, por tu taller. Recuerda que tú también puedes evitar averías caras con una adecuada forma de conducir.

Como conducir para “cargarte” el embrage de forma prematura

Si no te importa “cargarte” el embrague, puedes conducir de cualquier manera, pero no te lo aconsejamos ni por tu seguridad ni por consideración a tu bolsillo. Malas costumbres como mantener el pedal de embrague pisado en primera sin haber iniciado la marcha hace que sus componentes se desgastes de manera innecesaria.

Lo recomendable es poner punto muerto en la caja de cambios y mantener el pedal del embrague sin pisar hasta reanudar el movimiento. Es igualmente innecesario mantener pisado el pedal de embrague durante la marcha: no es necesario ejercer presión sobre el mismo.

Junto al embrague, el sistema de freno es el otro gran perjudicado de las prisas y los acelerones –y frenazos- bruscos. Por eso, es fácil que si tu forma de conducir no es la adecuada puedan manifestarse alguno de los síntomas de que los frenos no funcionan como deben (más información aquí): ruidos, desgaste prematuro, necesidad de hacer fuerza de más en el pedal para detener el coche… Presta atención a discos y pastillas: revísalas convenientemente en tu taller de confianza. Pero sobre todo, cambia de hábitos.

El freno debe recibir cuidados especiales. Por eso hay que llevar el coche al taller de manera periódica para que revisen las pastillas y los discos de freno. La detección de cualquier problema a tiempo supone un gran ahorro económico y aportará seguridad al volante. Recuerda que pasar por tu EuroTaller al menos una vez al año ahorra disgustos y también dinero. Pero sobre todo, toma conciencia de que una conducción brusca no es buena ni para ti ni para tu automóvil.

Más consejos sobre embragues y frenos de tu EuroTaller

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.