NOTICIA
14-05-2015

¿Conoces qué nuevos -y no tan nuevos- dispositivos de seguridad pueden ayudarte a conducir más seguro?

En los últimos años se han producido numerosos e interesantes avances en materia de seguridad vial, sobre todo a partir de sistemas y dispositivos que ayudan al conductor en determinadas situaciones, como frenadas de emergencia, cambios de carril… Sin embargo, muchos conductores apenas son conscientes de la existencia de estos sistemas. Lo cierto es que la tecnología evoluciona rápidamente y eso nos puede despistar, pero no está de más que al menos nos suenen los dispositivos que existen.

Mantenernos siempre en el carril correcto.

En ese sentido, podemos hablar de los sistemas que nos alertan si se produce un cambio de carril o nos salimos del mismo. Estos sistemas no hacen nada al respeto, tan sólo nos avisan para evitar males mayores en caso de una distracción o, peor aún, que nos hayamos dormido al volante.

El sistema de ayuda al mantenimiento del carril, por el contrario, va más allá: corrige de forma autónoma la dirección en el caso de que detecte una salida de carril, no habiendo sido señalada nuestra intención de cambiar de carril por medio de los intermitentes. Previo a la redirección automática de la dirección, el sistema nos envía una alerta, normalmente a través del panel de mando y una vibración en el volante, para que tengamos tiempo de reaccionar, bien corrigiendo la trayectoria, bien marcando la maniobra con las señales acústicas pertinentes.

Contra el cansancio

¿Cansado? ¿Somnoliento? ¿Enfermo? No deberías conducir sino te encuentras en plena forma: tus reflejos y pensamientos serán más lentos y tendrás problemas para mantener la atención a los niveles que la conducción requiere. Pero si te sorprende el cansancio al volante agradecerás contar un sistema de detección de fatiga o similar. Lo que este sistema hace es “leer” tu comportamiento, de manera que si encuentra síntomas de somnolencia, cansancio o distracciones te enviará una alerta, normalmente una señal acústica. Si aún así no reaccionas el sistema puede llegar incluso a tener la capacidad de detener por sí mismo el vehículo.

Frenadas de emergencia

Y no hablamos de la ayuda – valiosísima, por cierto – del ABS, sino de un sistema capaz de frenar cuando nosotros no lo hacemos. Se trata del sistema de frenada de emergencia autónoma, capaz de calcular nuestra velocidad respecto de los objetos que haya en la vía, móviles e inmóviles, y de reducir la velocidad del vehículo si, por ejemplo, detecta que vamos hacia un obstáculo. Como suele ser habitual en este tipo de dispositivos primero emite una alerta para avisar al conductor, pero si éste no reacciona puede frenar por él.

Adiós a los ángulos muertos

Los ángulos muertos son el talón de Aquiles de los espejos retrovisores y una de las razones por las que se habla de que en el futuro los coches contarán con sistemas de cámaras en vez de con espejos. Por ahora disponemos de soluciones como la monitorización de ángulos muertos, que lo que hace es avisarnos de la presencia de otro vehículo o un peatón en las zonas a las que el espejo no llega.

Estos sistemas salvan vidas y con el tiempo seguramente se irán incorporando de manera masiva a los vehículos, pero ¿sabes cuál es el secreto de muchos de estos dispositivos? Ninguno de ellos trabaja solo, así que tu mejor arma para mantener el coche a punto y seguro, sean cuales sean los dispositivos de ayuda y seguridad de los que disponga, es el mantenimiento preventivo: ruedas y neumáticos en buen estado, frenos confiables, motor sano... Y, como siempre, lo conseguirás en tu EuroTaller de confianza. Para que tú sólo disfrutes de la conducción. El resto, déjalo en las manos de tu mecánico de cabecera.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.