NOTICIA
20-04-2018

Consejos de ZF para una revisión de primavera profesional en el taller

Los componentes relativos a la seguridad, como amortiguadores, frenos y otros componentes del chasis son sometidos a importantes esfuerzos con las condiciones climatológicas invernales. Si no se mantienen y reparan adecuadamente, estas piezas pueden convertirse en un riesgo de seguridad y afectar a otras partes del sistema. Mediante una revisión, los talleres no solo ayudan en gran medida a garantizar la seguridad de los vehículos en las carreteras, sino que, con su experiencia, ayudan a alargar la vida útil de los vehículos, lo que redundará en la plena satisfacción de los clientes.

Los automovilistas necesitan encontrar un taller en el que puedan confiar por completo. Además de la ubicación correcta, una buena asistencia técnica y un personal amable, así como la experiencia, la habilidad y el conocimiento técnico son vitales, son criterios esenciales a la hora de elegir un taller.

Los talleres independientes pueden ganarse la confianza de sus clientes, ofreciéndoles una revisión profesional, con el uso de las piezas de la mejor calidad, así como en la eficiencia y velocidad del trabajo realizado.

Con los frenos TRW; los amortiguadores y componentes adicionales de las marcas SachsBogey los componentes de suspensión y dirección de Lemförder, el taller está plenamente equipado para cualquier tipo de trabajo que deba realizar. ZF Aftermarket no solo ofrece a los talleres una amplia cartera de productos con calidad de Equipo Original, sino también servicios acordes a este nivel de calidad.

Provistos de una formación práctica, informaciones técnicas específicas y un amplio soporte técnico, los talleres pueden adquirir unos conocimientos detallados de los productos y sistemas, y establecer, por lo tanto, una base sólida que les permitan realizar diagnósticos con precisión y reparaciones profesionales.

Atención a los amortiguadores

En esta época del año, con fuertes lluvias, los baches son un particular peligro que pueden causar daños importantes, a menudo invisibles, en el sistema de suspensión y ejercer una presión excesiva sobre los amortiguadores. Reemplazar los amortiguadores, de dos en dos por ejes, mantendrá la estabilidad y el manejo seguro; un mensaje respaldado por pruebas que sugieren que, en condiciones de conducción perfectas, las distancias de frenado pueden reducirse hasta en un 5% cuando los amortiguadores se reemplazan por pares.

Los amortiguadores defectuosos se hacen evidentes solo en una situación de emergencia extrema, por ejemplo, en una maniobra evasiva repentina o durante el frenado de emergencia. Por eso, los expertos de ZF Aftermarket recomiendan que los amortiguadores sean examinados minuciosamente por un profesional para comprobar que estén en condiciones para la circulación, a los 80.000 km y luego cada 20.000 km, puesto que solo unos amortiguadores en perfecto estado proporcionan el nivel requerido de seguridad y confort en la conducción.

En algunas zonas de nuestro país es necesario realizar un cambio de neumáticos de invierno a los de verano. Esta puede ser una buena ocasión para revisar los amortiguadores. Los profesionales del taller saben que también es necesario revisar todos los componentes adicionales. Solo se garantiza la durabilidad de los amortiguadores si los soportes de la columna de suspensión, así como los topes de compresión y los tubos protectores se encuentran en perfectas condiciones.

Asimismo, a los clientes que quieran llegar al siguiente cambio de neumáticos sin tener que pasar más tiempo en el taller, los profesionales deben recomendar que las pastillas de freno tengan al menos un grosor superior a los 2 mm, dependiendo del kilometraje del vehículo, revisándolo a mitad de año. Además de que un experto revise los discos y las pastillas de freno, es también esencial que se revisen las pinzas y latiguillos de freno para asegurar que no tienen ninguna fuga, que no existen obstrucciones y que funcionan correctamente.

Vigila el chasis

Los componentes del chasis y del sistema de dirección, como los brazos de suspensión, pueden desgastarse o dañarse por suciedad u objetos extraños que hayan penetrado en el vehículo. Si no se sustituyen las piezas dañadas, el comportamiento del automóvil y la seguridad de los ocupantes se verá comprometida. También es importante revisar los fuelles y los guardapolvos de caucho tanto de las rótulas de suspensión como las de dirección. Las salpicaduras de agua que puedan penetrar eliminan la grasa especial, lo cual puede provocar que se introduzca suciedad y se cree óxido en el interior de la rótula.

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.