NOTICIA
12-01-2021

Consejos para arrancar tu coche enterrado en nieve

El mejor consejo puede llegar demasiado tarde para muchos de los que hemos visto nuestro coche enterrado bajo más de medio metro de nieve en las calles de España por obra y gracia de la borrasca Filomena.

Por si acaso no es la última recordamos que lo primero es prevenir. Todos sabemos cuándo se va a producir una nevada más o menos importante y aunque, como en este caso, se han superado las previsiones, podemos poner algo de nuestra mano para minimizar el riesgo.

Así que dentro de esa prevención podemos aplicar estos consejos. Si hay pendiente poner el coche cuesta abajo; dejar los limpiaparabrisas levantados; si es posible, aparcarlo donde no le caiga nieve o al menos, donde no le caiga la nieve de los tejados; si es posible aparcar donde menos frio haga, en la cara sur del edificio; no está de más poner un plástico sobre el parabrisas y luneta trasera. También puede ser útil, dependiendo de cada coche, desconectar la batería.

Pero una vez que la nevada ya ha caído hay que seguir una serie de recomendaciones para que el volver a la marcha sea más o menos normal. Para cualquier duda siempre tendremos los asesores en nuestro EuroTaller de confianza.

Recomendaciones

Lo primero que se debe hacer es quitar la nieve. Es poco probable que el peso dañe el vehículo pero si se congela será mucho más difícil hacerlo que si está tipo polvo.

Después asegúrate de que el tubo de escape y el compartimento del motor estén libres de nieve antes de encenderlo. Un tubo de escape bloqueado puede forzar el letal monóxido de carbono dentro de tu automóvil, y el hielo en el motor podría dañar las partes móviles del coche.

Ahora vamos a entrar al coche. Si tienes que hacerlo con la cerradura y está congelada prueba a calentarla hasta que se derrita el hielo del interior y así se podrá introducir la llave. Podemos incluso utilizar el gel hidroalcohólico que utilizamos para limpiarnos las manos y evitar el coronavirus.

Si tenemos el cristal con hielo ya sabemos que nunca se debe echar agua caliente, puesto que el cristal se puede partir debido al contraste térmico, y tampoco es conveniente accionar los limpiaparabrisas. Tampoco es aconsejable agua del grifo, puesto que es muy probable que empeore la visibilidad. La mejor solución es utilizar la tradicional rasqueta.

No hay que tener prisa. Hasta que la nieve de los cristales, por efecto de la calefacción, no se caiga sola, no debemos arrancar: La visibilidad es lo más importante.

Ojo a los frenos ya que son hidráulicos, por lo que tiene que haber un sello hermético en el líquido de frenos que pasa a través de las pinzas y empuja las pastillas de freno. La nieve que queda en los frenos puede dañar los sellos y las pastillas, provocando fugas de líquido de frenos. Además, dejar el coche enterrado en la nieve puede hacer que la superficie de los frenos se oxide, lo que provocará chirridos al conducir.

Al iniciar la marcha del vehículo, no acelerar y soltar suavemente el pie del embrague. Para subir pendientes, utilizar la marcha más larga posible para no patinar sobre la calzada.

En la Red EuroTaller cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu coche y ponemos todos nuestro talento y esfuerzo para que viajes seguro y confortable. Encuentra tu taller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.