NOTICIA
06-09-2015

Consejos para cuidar y mantener correctamente el sistema de frenos ABS de tu vehículo

Hoy día la mayoría de los vehículos cuentan con frenos ABS o Sistema Anti Bloqueo de frenos, lo que se ha convertido en uno de los puntos de seguridad activa más importantes en nuestros coches.

Y es que un vehículo equipado con frenos ABS permite, si nos vemos obligados a realizar una frenada extrema, mantener la trayectoria y no perder el control sobre la dirección (evitando los dictámenes de la inercia), con una distancia de frenado óptima.

En un vehículo sin sistema ABS, al pisar a fondo el pedal de freno, los neumáticos corren el riesgo de quedar totalmente bloqueados (la rueda no gira) y por tanto se pierde peligrosamente la adherencia al firme. Con ello, prácticamente nos quedaríamos sin dirección. Sin embargo, gracias al ABS, por ejemplo, es posible evitar un obstáculo con seguridad durante una frenada repentina.

El sistema ABS es un sistema electrónico que funciona gracias a varios componentes:

  • una centralita, que monitorea el sistema;
  • un cuerpo de electroválvulas, que son las que abren o cierran paso al líquido de frenos, apretando o liberando la presión que ejerce el freno en cada rueda;
  • y unos sensores de velocidad que van montados en las ruedas y que advierten si las ruedas están girando o no.

¿Cómo funciona el ABS?

Explicado de forma sencilla, lo que hace es quitar presión al líquido de frenos (al que empujamos cuando pisamos el pedal) cuando es necesario, es decir, cuando observa que una de las ruedas está bloqueada o próxima a bloquearse, asegurando que la velocidad de giro de todas las ruedas sea la misma.

Por eso notamos unas vibraciones en el pedal de freno cuando se activa el ABS: en realidad es el efecto que produce el líquido que va de vuelta al liberar presión alguna electroválvula.

Consejos de mantenimiento para vehículos equipados con ABS

Una vez que comprendemos un poco más el funcionamiento del sistema ABS, entendemos también que el mantenimiento que necesitan esté muy relacionado con todo el sistema de frenado.

Y es que los frenos son muy importantes para tu seguridad (revisa aquí los componentes que requieren mantenimiento). Pero también es vital contar con las ruedas a punto.

Además, una de las cosas más importante es sustituir el líquido de frenos según los plazos indicados por el fabricante. El mantenimiento del líquido es fundamental para evitar que se dañen las electroválvulas, por ejemplo, ya que éste, con el tiempo, pierde sus propiedades químicas. El intervalo de mantenimiento suele rondar los dos años, pero siempre es recomendable revisar todo el sistema de frenado una vez al año en tu EuroTaller de confianza.

Al margen de eso, en caso de que haya otro tipo de problemas, será la propia centralita quien nos avise mediante el testigo del panel de mandos. Si esto ocurre, lo habitual es que el sistema ABS quede desconectado hasta su revisión: ten en cuenta que en ese caso tu coche tendrá unos frenos normales y corrientes, sin la ayuda del ABS, y que debes acudir a tu EuroTaller lo antes posible.

Por suerte, tienes más de 800 EuroTalleres para ayudarte a conducir más seguro. Encuentra el tuyo aquí.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.