NOTICIA
27-10-2020

¿Cuál es el trabajo de los aros del pistón? Así fallan

Los aros del pistón son unas de esas pequeñas piezas que llevamos en nuestro vehículo, de las que no se suele hablar y que son más que fundamentales, imprescindibles, para que todo funcione correctamente en nuestro motor.

¿Qué son?

Como su propio nombre indica son unas piezas circulares metálicas que se encuentran en el émbolo del pistón por lo que tienen un tamaño pequeño. El pistón se mueve dentro del cilindro y transmite la energía de los gases al cigüeñal.

Estos aros tienen una abertura que se inserta en las ranuras que recorren la superficie exterior de un pistón. Su función es la de sellar la cámara de combustión para que, durante la compresión, la mezcla de aire y combustible no pase al interior del cárter. Además, se encargan de controlar la presión y la temperatura del pistón y regular el consumo de aceite del motor.

Tipos

Fundamentalmente, hay dos, dependiendo de la ranura del pistón en la que se encuentre.

  • Aros de compresión: ubicados en la parte superior y son los que mayor presión y calor soportan, por lo que se les suele llamar también “aros de fuego”. Su función es la de hacer que la cámara de combustión sea lo suficientemente estanca como para que no pierda presión, pero no tanto como para impedir el paso de aceite al cilindro.
     
  • Aro rascador de aceite: está debajo de los aros anteriores. Se encarga de permitir la entrada de aceite a la parte superior del cilindro para que se lubrique, y de eliminar el sobrante por barrido. Si funciona mal puede provocar que se acumule aceite en la cámara de combustión y salga un humo azulado, además del gasto extra de aceite y de realizar una peor combustión.

Averías

Aunque, los aros de pistón están diseñados para soportar temperaturas muy altas pueden tener desgaste provocado por varios motivos.

  1. Con el calor, los aros se dilatan, pero si las ranuras no tienen la holgura recomendada, éstos no podrán hacerlo libremente.
     
  2. Las deformaciones de las bielas causadas pueden hacer que el pistón se mueva de forma oblicua dentro del cilindro, lo que a su vez hace que los aros adopten una forma elíptica, dejen de girar y se desgasten de forma desigual.
     
  3. Si funciona mal puede provocar que se acumule aceite en la cámara de combustión y salga un humo azulado, además del gasto extra de aceite y de realizar una peor combustión.
     
  4. También es básica, como siempre, la revisión en nuestro EuroTaller de confianza, ya que alguno de estos problemas se puede deber a que no le hemos prestado atención al mantenimiento del filtro del aire. La suciedad ha llegado a la cámara de combustión y de ahí pasa a las ranuras de los aros de pistón, donde se mezcla con el aceite y se hace una pasta. Afecta a los aros provocando que las ranuras se ensanchen, no giren libremente durante la marcha, se desgastan de forma desigual y no sellan bien con lo que dejan pasar los gases de combustión. La consecuencia última es el gripado del motor.

Recuerda que si tienes dudas con cualquier elemento mecánico de tu vehículo tienes que ponerte en manos de profesionales y pedir cita en tu EuroTaller más cercano ¡Cuida de tu seguridad y de la de los demás!

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.