NOTICIA
10-06-2021

Cuida el servofreno, clave para la seguridad en el coche

Cuando queremos frenar no hace falta pisar hasta que el pedal atraviese la carrocería del coche, solo con una ligera presión conseguimos que se vaya deteniendo.

Como te podrán explicar perfectamente cuando vayas a tu EuroTaller de confianza esto se debe a un complejo sistema que consigue parar el automóvil y es el servofreno el que logra que no haga falta aplicar esa excesiva fuerza.

¿Cómo funciona?

Este es un elemento fundamental de todo el sistema y lo que hace es multiplicar la fuerza ejercida sobre el pedal. Consta de una membrana con dos cámaras, una de ellas está a presión atmosférica y la otra tiene una depresión constante.

Esta depresión en los coches de gasolina la genera la propia admisión del motor con un tubo, generalmente negro, que la conecta con el propio servofreno. En los motores diésel esta depresión no es suficiente, por lo que tienen una bomba mecánica, también llamada depresor de freno, que es la encargada de hacer la succión del aire.

En ambos casos, se genera un vacío. Así cuando se pisa el pedal se abre una válvula que ayuda a ejercer más presión sobre esa membrana gracias al vacío que se ha conseguido. La fuerza ejercida sobre los frenos aumentará cuanto mayor sea la comunicación entre ambas cámaras.

Entonces, entra en juego la válvula anti-retorno, a medida que se produce este proceso, se cierra la conexión entre la cámara de presión variable y el exterior, logrando así la fuerza adecuada. Esta válvula siempre se va a colocar delante del servofreno para conseguir que el vacío que se crea con la frenada no desaparezca del todo.

Descubre si te falla el servofreno

La mejor manera para evitar estas situaciones es realizar las inspecciones en nuestro EuroTaller de confianza. Pero permanece atento a estos indicadores para descubrir el problema cuando accionas el pedal de freno.

  • El pedal se endurece y se pone muy rígido, cuando debería estar esponjoso.

  • Al coche le cuesta más frenar.

  • La distancia de frenado es mayor de lo que estás acostumbrado.

Origen del fallo

Estas son las causas más probables de que nos falle el servofreno:

  • Rotura de las paletas del depresor de freno.
     
  • Rotura de la tubería de vacío desde el depresor de freno al servofreno.
     
  • Rotura de la válvula de retención a la entrada del servofreno.
     
  • Rotura de la membrana del servofreno.

Si el vehículo es gasolina, la avería puede venir por rotura de la tubería de vacío desde el colector de admisión al servofreno, que se suele agrietar con el paso del tiempo. Esto hace que no se produzca ese vacío y es cuando empieza a fallar el servofreno. Cuanto más grande es la grieta, menos vacío existe y menos efectiva es la ayuda a la frenada.

En la Red EuroTaller cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu coche. Encuentra tu taller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.