NOTICIA
16-10-2020

Cuidado, los pistones se han gripado

Cuando se dice que un motor se ha “gripado”, todo el mundo se pone a temblar, aunque no sabemos muy bien en qué consiste. Se entiende, en general, por gripado, la avería que se produce cuando dos piezas que deslizan una sobre otra, una de ellas fija y otra móvil, se agarrotan o se sueldan entre sí.

En el caso del motor, este efecto se produce entre pistón y la camisa que recubre el cilindro o entre los casquillos y el cigüeñal.

Causas

Ahora nos vamos a centrar en el que se produce entre el pistón y esa camisa del cilindro.

Pueden ser cuatro las causas: Por un fallo en la lubricación, un fallo en la refrigeración, un desequilibrio de biela que produce un desgaste diferencial en el cilindro o defectos en uno de los segmentos, el llamado aro de compresión o aro de fuego.

Generalmente el gripado se produce en la parte alta del cilindro, donde las condiciones son más extremas.

  1. Fallo en la lubricación. El aceite no llega con el caudal suficiente y a la presión necesaria para lubricar el espacio entre camisa y pistón, o en el caso de que llegue ha perdido sus cualidades lubricantes.
  2. Fallo en la refrigeración. Se debe a la falta de presión o de caudal del refrigerante. También puede suceder que, aunque no haya ese problema, el calor sea tal que no sea capaz el líquido de expulsar todo el calor y eso puede ser por excesiva suciedad.
  3. Desequilibrio de biela. Esta se daría en el caso de que el cigüeñal no está perfectamente equilibrado. Entonces puede ocurrir que el cilindro desgaste excesivamente uno de los lados del pistón, provocando un roce mayor que el esperado, y por tanto un calentamiento anormal en esa zona.
  4. Ruptura de capa de aceite por fallo de compresión. Y es que hay un paso de llama entre pistón y camisa, generalmente por el mal estado del segmento de compresión. Eso hace que suba la temperatura, se interrumpa la capa de lubricante y los metales que rocen entre sí.

Pero como vamos habitualmente a nuestro EuroTaller de confianza esta avería se puede intentar evitar en gran medida ya que, muchas veces, se debe a la ausencia de revisiones y de la sustitución de líquidos y de lubricantes.

También es importante recordar que, con el motor frío y a bajas revoluciones, no hay que acelerar a tope, además de ésta, previene muchas averías más.

Encuentra tu taller de confianza más cercano en donde los profesionales de la Red EuroTaller cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu vehículo.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.