NOTICIA
09-06-2015

¿Deseando calzarte las chanclas? Piénsalo dos veces antes de ponértelas para conducir

El calor veraniego convierte a las sandalias tipo chanclas o flip-flop en el calzado preferido en nuestro país, también para los automovilistas. Pero, ¿es realmente un calzado adecuado para conducir? ¿Supone algún riesgo para nuestra seguridad en carretera el uso de las chanclas? Desde diversos organismos se alerta que sí.

Relacionado: Conducir con chanclas y ropa de baño, una mala idea

¿Es legal conducir con chanclas?

En realidad, el reglamento General de Circulación no incluye ninguna restricción respecto a la forma en que los automovilistas debemos vestirnos o calzarnos. Lo único que apunta es que, como es lógico, debe mantenerse la libertad de movimientos.

Así que como en muchas ocasiones entra en juego el sentido común de los automovilistas… y la interpretación de los agentes de tráfico, que pueden considerar que conducir con chanclas sí afecta a nuestra libertad de movimiento y puede comprometer el correcto uso de los pedales.

¿Cuáles son los peligros de usar chanclas para conducir?

Según concluye este estudio, algo más del 5% de los automovilistas españoles se pone a los mandos del coche calzado con chanclas, ignorando los peligros a los que se exponen, a saber:

  • Se pierde sensibilidad del pedal
  • Se tiene también menos superficie de apoyo y por tanto dificultades para pisar el pedal
  • Y lo más grave de todo, las chanclas pueden engancharse entre los pedales o escurrirse, generando distracciones y situaciones de riesgo

¿Y los peligros para la salud de tus pies?

Que también los hay. De hecho, según acabamos de ver en un reciente estudio del National Foot Health Assessment el 78% de los adultos de EE.UU ha sufrido algún problema en los pies ¡relacionado con el uso de chanclas!

El problema es que las chanclas no están diseñadas para caminar, sino como mucho para estar en la playa o en la piscina. ¿Y qué significa esto? Pues que si las usamos mucho estamos sobrecargando tobillos, dedos… y además, por el tipo de suela de las chanclas, no se absorbe el impacto contra la calzada, así que el talón sufre también. O dicho de otra forma: el pie, en general, está sometido a estrés y podemos acabar con dolores y problemas también en piernas y caderas. 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.