NOTICIA
26-03-2021

Diésel y vibraciones al arrancar en frío: ¿a qué se debe?

Cuando nos disponemos estos días a arrancar el coche nos asustamos o, al menos, nos sorprendemos, porque notamos unas vibraciones que no son normales. No quiere decir que tengamos una avería grande pero es conveniente que sepas el porqué y para eso nada mejor que ir a nuestro EuroTaller de confianza para que nos aclaren el origen de esos temblores que son más probables en un coche diésel que en uno de gasolina.

Y es que ese consejo es la mejor opción porque se tiene la falsa creencia de que es el motor el que tiembla, pero generalmente el daño procede de los ejes del coche. Normalmente, se debe a problemas mecánicos con algunas de las piezas que se encargan de absorber estas vibraciones y permitirnos un desplazamiento suave y tranquilo.

Sí es verdad que puede ser más probable que suceda cuando las temperaturas son bajas.

Posibles causas

  • Polea del cigüeñal: este elemento está presente en los coches diésel y se encarga, precisamente, de reducir las vibraciones del motor, por eso se la conoce también como  polea amortiguadora. Cuando está en mal estado, con cumple con su finalidad y por eso se producen las vibraciones. Cuando se detectan vibraciones al arrancar el coche, este es el primer punto que se ha de revisar.

  • Taco del motor dañado: el taco del motor es el encargado de unir el motor al chasis del coche, y al igual que la polea del cigüeñal, una de sus funciones es absorber las vibraciones del motor cuando está en funcionamiento. El taco del motor suele ser de muy buena calidad, pero si nuestra forma de conducir es agresiva, lo más probable es que el taco se eche a perder y origine que nuestro coche tiemble durante el arranque.

  • Soportes del motor: Otro de los posibles motivos es algún tipo de deformación o rotura de uno o varios de los soportes del motor, los silentblock. Estos son los que sirven de unión entre el motor y el chasis, así que una de sus funciones es mitigar las vibraciones que se producen al funcionar. La vibración puede indicar que estos soportes están en mal estado y aunque en principio no supongan un problema, pueden provocar una avería más grave.
     
  • Bajas temperaturas: el motor suele enfriarse más de lo normal y puede causar vibraciones que desaparecen una vez entra en calor. La causa de estos temblores es el esfuerzo extra que tiene que hacer el motor para alcanzar la temperatura óptima para su funcionamiento. En esos primeros minutos se produce una vibración que desaparecerá en cuanto llegue a esa temperatura óptima. Si no se repite, puede ser que no sea algo grave y que sea solo producido por ese momento concreto.
     
  • Problemas con la bujías: una de las causas más comunes de los temblores de coches son las bujías defectuosas. Ante este panorama, lo más recomendable es llevarlas a tu mecánico de confianza o al mecánico que te indique tu seguro de automóvil y cambiarlas.
     

Esto puede suceder de forma ocasional pero si el problema persiste, hay que llevar el coche a EuroTaller para que revisen esos puntos que pueden causar las vibraciones. Realizando esa revisión, se pueden evitar males mayores y una factura bastante más abultada.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.