NOTICIA
08-10-2020

El fuelle de transmisión, ¿qué averías provoca?

La transmisión es una de las partes fundamentales del coche. Como su propio nombre indica es la que se encarga de pasar la fuerza del motor a las ruedas y está compuesta por la caja de cambios, los palieres, los guardapolvos y las juntas homocinéticas.

A la hora de pasar la ITV, el inspector prestará atención al fuelle de transmisión y lo hará por partida doble: al abrir el compartimento del motor para revisar el estado del motor y cuando el vehículo esté en el foso. Pero como llevamos el coche a la revisión a nuestro EuroTaller de confianza, siempre estará en perfecto estado.

Aunque puedan parecer más desconocidos, los fuelles son parte de esa transmisión de nuestro coche y, por lo tanto, para que funcione con normalidad y pueda circular. Son unas piezas que se usan para cubrir las juntas de lubricación situadas en esa zona del vehículo y evitar así que la grasa se pierda provocando su deterioro en poco tiempo.

Se ubican en el mismo lado que la tracción, es decir, que si nuestro coche tiene tracción delantera estarán ubicados en las delanteras y sucede igual si es trasera. Si tenemos un vehículo con posibilidad de tracción total, lógicamente, se encontrarán en las cuatro.

Cuidado con las roturas

Si se ha roto uno de los fuelles de transmisión se puede seguir circulando, pero si la pérdida de grasa en el interior es mucha puede acabar provocando defectos graves en el vehículo. Entre ellos, que la junta homocinética se deteriore al no mantenerse correctamente engrasada. Eso provocará que se doblen los palieres y si no lo solucionamos con una visita a nuestro EuroTaller podría derivar en daños en el diferencial.

Un fuelle roto suele manifestarse con manchas de grasa en el suelo en las llantas del automóvil. Hay varias pistas sobre problemas en la transmisión. Por ejemplo, si al girar el volante al máximo oyes un ruido seco continuado, es fácil que se hayan estropeado un palier o la junta homocinética.

Si suena el cambio o te cuesta cambiar de marcha, puede que haya una pérdida de lubricante de la caja de cambios. Por último, cambia el guardapolvos si se rompe. Es mucho más barato que dejarlo roto y que se nos rompa también la junta homocinética, una reparación mucho más cara.

Visita tu taller de confianza, tienes más de 800 a tu servicio, y deja que nuestros profesionales revisen el estado de tu coche, incluido el nivel de aceite del coche. Los profesionales de la Red EuroTaller trabajamos por tu seguridad cuidando del buen mantenimiento de tu automóvil.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.