NOTICIA
20-10-2014

El sistema de frenado de emergencia autónomo (AEB) podría evitar el 17% de las muertes en carretera

Si los todos los vehículos del parque móvil español incorporasen el sistema de frenado de emergencia autónomo (AEB) se podrían evitar más de 330 víctimas mortales en accidentes al año, según estimaciones del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC). No en vano, la entidad lo califica como uno de los más significativos desarrollos en materia de seguridad de los vehículos desde el cinturón de seguridad o el airbag.

Así lo indicó el presidente del RACC, Sebastià Salvadó, durante la presentación en Barcelona del proyecto iMobility Challenge, financiado por la Unión Europea y que tiene el objetivo de impulsar el uso de sistemas inteligentes que mejoren la eficiencia y la sostenibilidad de la movilidad y apoyar su implantación a través de diferentes acciones.

La utilización del sistema de frenado de emergencia autónomo podría reducir en un 17% la cifra anual de muertes en las carreteras españolas, además de recortar en cerca de 1.000 millones de euros los costes sociales asociados a dichos accidentes.

Según los datos del RACC, el sistema de frenado de emergencia autónomo también contribuiría a reducir en 1.547 personas los heridos graves en accidentes de tráfico al año, así como en 25.832 personas, los heridos de carácter leve.

El ahorro de costes sociales derivados de las eventuales menores muertes en carretera por el uso de esta tecnología se situarían en 455 millones, mientras que los menores heridos graves aportarían un ahorro de 332 millones de euros, y la caída de los heridos leves, de 154 millones de euros.

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.