NOTICIA
26-05-2021

Estos son los fallos más comunes de un convertidor de par

Hablamos de los coches con cambio automático que cada vez tienen más adeptos por su comodidad, suavidad y facilidad a la hora de conducir. Pero la verdad es que también necesitan su propio mantenimiento como nos indicarán cuando hagamos las revisiones en nuestro EuroTaller de confianza, así como la posibilidad de tener averías ya que no son eternos ni infalibles.

Son varios los elementos que conforman las transmisiones automáticas y uno de los más importantes es el convertidor de par, que a su vez está formado por la bomba o caja del convertidor, la turbina y el estator. Se trata de un mecanismo que sustituye al embrague en las cajas de cambio automáticas, con la función de conectar la caja de cambios y el motor.

Es un sistema simple, duradero y bastante fiable que ha mejorado el rendimiento general de las cajas automáticas, proporcionando cambios más rápidos. Detectar con antelación una posible avería es indispensable para evitar males mayores en nuestro coche, además de realizar un correcto mantenimiento del sistema para evitar averías graves como el que realizan en EuroTaller.

En principio, este sistema sólo exige el cambio del aceite de transmisión y el filtro a los 60.000 kilómetros. Las fricciones dentro de la caja de cambio provocan un desgaste de los embragues, esta materia de desgaste contamina el aceite y hace que poco a poco pierda sus propiedades.

Así podemos detectarlo

  • Deslizamiento de la transmisión: el líquido no circula correctamente y hace que los engranajes se vuelvan resbaladizos lo que provoca una disminución en la aceleración. También puede ser porque haya poco líquido. Además afecta al gasto de combustible.
     
  • El cambio no va bien: funciona como con retardo o demasiado suave que sería síntoma de una bajada de presión de la salida del convertidor de par.
     
  • La velocidad es inadecuada: si la salida de presión del convertidor de par no es constante, puede provocar que la transmisión disminuya o aumente la velocidad del vehículo. Mientras tanto, el acelerador no sufrirá ningún cambio simultáneo porque existirá una presión hidráulica variable. No es aconsejable circular bajo estas circunstancias.
     
  • Vibración en la conducción: si al conducir a una velocidad entre 50 y 70 km/h se notan vibraciones bruscas en la conducción, puede deberse a un esfuerzo de torsión por parte del convertidor. Es como circular por un camino lleno de baches, por lo que es bastante evidente.
     
  • Ruidos: puede ser similar a una bomba de dirección que trabaja con poco líquido en ella. O también como un chirrido, que puede ser más débil cuando el vehículo esté en aparcado, sin embargo, una vez que la transmisión se pone en marcha, la frecuencia y el volumen del ruido de chirrido aumentará.
     

Recuerda que si tienes dudas con cualquier elemento mecánico de tu vehículo puedes ponerte en manos de profesionales y pedir cita en tu EuroTaller de confianza. ¡Cuida de tu seguridad y de la de los demás!

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.