NOTICIA
05-02-2021

Estos son los síntomas del un mal funcionamiento de un compresor de suspensión neumático

La suspensión neumática permite variar la dureza de la amortiguación de forma manual o automática y esto se hace mediante un sistema basado en un circuito de aire comprimido. Así el vehículo puede ajustar la amortiguación según el estado de la vía lo que supone mantener el confort y la estabilidad.

Uno de los componentes más importantes de la suspensión neumática es el compresor que se encarga de suministrar aire al circuito. Generalmente, está ubicado en el vano motor del vehículo para evitar ruidos en el interior del habitáculo y mejorar la refrigeración del mismo.

Como nos dirán en nuestro EuroTaller de confianza, el compresor se puede ver afectado por otras averías en el sistema como ahora comentaremos. Eso le puede obligar a funcionar más tiempo del previsto por el fabricante, lo cual puede ocasionarle.

Síntomas de que falla el compresor

El primer indicador de que un compresor funciona mal es ese mayor tiempo que tiene que trabajar para obtener el cambio de altura en la conducción. En el peor de los casos, el compresor no funciona en absoluto. También puede ocurrir que el compresor haga más ruido.

Hay un par de síntomas claros cuando un compresor se quema: es la  decoloración de las etiquetas del compresor y la presencia de olor a quemado al desmontar la unidad. Cuando hay una fuga en el sistema, el relé enciende continuamente el compresor. A largo plazo, esto es perjudicial no sólo para el compresor, sino también para el relé.

Averías más comunes en el sistema

Muchas veces nos damos cuenta de que algo va mal porque se encenderá el testigo de avería en el sistema de suspensión. Un conductor también se puede dar cuenta por desequilibrios en la amortiguación o que la carrocería está desnivelada.

Una de las causas de avería más comunes son las grietas en las valonas (fuelles neumáticos en cada una de las ruedas), que pueden deberse al deterioro del caucho por factores externos. Podemos percibir una fuga de aire procedente de la zona cercana a la rueda en la que está situada la balona en cuestión. Si nos percatamos de eso lo mejor es llevar el coche en grúa a nuestro EuroTaller de confianza.

Otro posible motivo de avería son las fisuras de las tuberías encargadas de transportar el aire comprimido. Su detección es difícil para un conductor normal.

Visita tu taller de confianza, tienes más de 800 a tu servicio, y deja que nuestros profesionales revisen el estado de tu coche. Los profesionales de la Red EuroTaller trabajamos por tu seguridad cuidando del buen mantenimiento de tu automóvil.

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.