NOTICIA
11-11-2015

Faros antiniebla: cuándo hay que usarlos y por qué debes llevarlos a punto

El uso de las luces antiniebla está perfectamente regulado para ayudar a los automovilistas a conocer en qué situaciones deben usarlas, aunque no está de más dar un repaso de vez en cuando a la toría, ¿vedad?

Lo primero que se debe tener en cuenta es si es obligatorio contar con luces antiniebla. Y efectivamente lo es en el caso de las luces antiniebla traseras, que son obligatorias para todos los vehículos. Es decir, todo vehículo debe contar con este equipamiento.

Y esto es así porque estas luces están pensadas y diseñadas para que seamos vistos en condiciones muy desfavorables. O sea, que los antiniebla traseros no son para que nosotros vemos mejor, sino para ayudar a que los automovilistas que circulan a nuestro alrededor nos vean.

Esto implica también que su uso esté restringido a determinadas situaciones, ya que de lo contrario podemos molestar o deslumbrar a otros conductores. La DGT lo especifica muy claramente y dice que la luz antiniebla trasera sólo debe llevarse encendida en caso de condiciones metereológicas o ambientales especialmente desfavorables, como por ejemplo:

  • Niebla espesa
  • Lluvia muy intensa
  • Fuerte nevada
  • Nubes densas de polvo o humo

La confusión suele venir de la interpretación personal que hace cada uno acerca de lo que son esas condiciones tan desfavorables. Pero, la próxima vez que pienses en activar el antiniebla trasero ten en cuenta que no te ayudará a ver mejor, sino que está ahí para que te vean. Teniendo eso en mente te será más sencillo valorar si la situación requiere el uso del antiniebla trasero.

Faros antiniebla delanteros

Respecto a los faros antiniebla delanteros, no son obligatorios, y de hecho en muchos modelos de automóvil se consideran equipamiento extra.

Pero su utilización en carretera también está regulada: sólo deben usarse cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad, como en caso de niebla, lluvia intensa, nevada, nubes de humo o de polvo o cualquier otra circunstancia análoga.

Es decir, el uso de la luz antiniebla delantera se plantea para mejorar el alumbrado de la carretera en situaciones muy concretas como las descritas y en tramos de vías estrechas de muchas curvas.

¿Qué ocurre si usamos las luces antiniebla delanteras cuando no debemos? Es algo que sucede con bastante frecuencia, razón por la que este comportamiento está siendo sancionado por la DGT.

Uno de esos elementos de los que te acuerdas cuando realmente lo necesitas

Sin duda, que el sistema de alumbrado de un vehículo esté equipado con luces antiniebla es muy positivo para la seguridad vial, aunque también es importante y necesaria la participación del automovilista en un doble sentido.

Por un lado, los automovilistas debemos comprometernos a hacer un buen uso de estas luces.

Por otro lado, como cualquier elemento del coche, es necesaria una vigilancia activa por parte del conductor para garantizar que estas luces funcionan. Desde EuroTaller siempre te recomendamos revisar tú mismo el sistema de alumbrado al menos una vez al mes: así evitarás sorpresas desagradables en carretera, y justo en el momento que más lo necesitas. Y acudir a tus mecánicos de cabecera si percibes que algo va mal.

Sigue estos útiles consejos EuroTaller para revisar el sistema de alumbrado y señalización de tu vehículo. También tienes que tener en cuenta que si tu coche monta luces antiniebla serán revisadas cuando vayas a pasar la ITV. Si tienes cualquier problema acude a tu EuroTaller de confianza más cercano para circular con total seguridad.

Esto te interesa: ¿Qué componentes del coche hay que revisar una vez al mes?

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.