NOTICIA
12-12-2013

Golpes, renos voladores, averías... Causas extrañas por las que un coche de alquiler llega al taller

Los profesionales que vemos, y trabajamos, con tantos automóviles a lo largo del año estamos acostumbrados a ver cosas poco corrientes. Nos pasa a los talleres, y también a las empresas de alquiler de coches, como Sixt, que ha recopilado las averías y situaciones más extrordinarias vividas durante el 2013 en todos los lugares en los que está presente.

Sin ir más lejos, uno de sus clientes detectó que el mechero del coche que había alquilado no funcionaba. Ni corto ni perezoso tomo la iniciativa de llevarlo al taller de un amigo mecánico para solucionar el problema. Desafortunadamente, el “manitas” no consiguió resolver el problema, sino todo lo contrario: desmontó la radio, tiró de unos cables y los conectó como buenamente pudo, operación tras la cual lo único que funcionaba era el mechero. Y es que a la hora de elegir taller, es importante que sea de la máxima confianza: que sea un EuroTaller.

El reno que cae del cielo

No menos curiosa es la situación descrita por otro de sus clientes, un conductor que llamó a la compañía para advertir “que le había caído un reno del cielo y había aterrizado sobre su parabrisas”. Cosas que pasan en la montaña. O no. El animal seguramente resbaló con tan mala suerte que fue a parar al coche, que quedó bastante destrozado y necesitado de un buen taller.

Otros coches, pobres, no duran ni un mes. Un 22 de enero se matriculó un coche y el 21 de febrero, apenas 30 días después, la asistencia mecánica contactó con la empresa para informarles de que el cliente había encontrado el coche completamente calcinado. Era la segunda vez que se alquilaba ese turismo; murió joven, y no dejó un bonito cadáver. Además, tuvieron que contactar con la policía, un perito, una grúa… ya que el coche no podía trasladarse –ni aún siendo cargado- por si se desprendía alguna pieza por el camino.

El interior es lo que cuenta

Triste también fue el destino de uno de los BMWs de la compañía: su arrendatario destrozó completamente el frontal en un golpe, pero siguió circulando con él durante los días restantes. ¡Como si nada! Porque para algunos, parece, lo importante está en el interior.

Y más coches al taller después de pasar por las manos de algún irresponsable: un BMW Serie 1 que llegó con un precioso grafiti en el quie se leía “Pijo”; un Peugeot 508 que volvió convertido en compacto tras sufrir un fuerte golpe trasero, o los japoneses que sometieron a uno de los coches de la compañía a un curioso tratamiento de belleza al sumergir el vehículo en un estanque y cubrirlo totalmente de lodo. ¡Hay que ver cada cosa...!

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.