NOTICIA
05-08-2013

Henry Ford, ¿más mecánico o fabricante de coches? ¡A debate en su 150 aniversario!

“Henry es un mecánico nato”. Es lo que dicen que decía la mamá de Henry Ford a sus amigas. El industrial estadounidense pasará a la historia por reinventar el negocio de la fabricación y venta de vehículos, por su famoso “Ford T” y por ser un ejemplo de mecánico de vehículos con ambición creativa y empresarial. En la marca norteamericana estos días están de celebración: se conmemora el 150 aniversario de su nacimiento.

Icono de la industria del automóvil, lo cierto es que Henry Ford nació en una granja. Corría el año 1863, concretamente el 30 de julio. También que, ya desde niño, no había herramienta o maquinaria en el hogar familiar que no fuera montada y desmontada por el inquieto y curioso Ford. No en vano, uno de los rituales familiares más esperados por el pequeño, desde los siete años, eran las visitas al pueblo para interesarse por las locomotoras del ferrocarril.

A los 16 años aprendió mecánica en Detroit, en donde trabajaba hasta 15 horas al día. De 1888 a 1889 fue mecánico y después jefe de mecánicos de la Edison Illuminating Company. En 1893, logró construir su primer coche, fue así como con las ruedas de una bicicleta e improvisando piezas, construyó su primer automóvil y en 1903 creó la FORD MOTOR COMPANY.

En 1913 Ford introdujo en su fábrica la técnica de la cadena de montaje y empezó a utilizarla inherente al sistema febril. A principios de 1914, aumentaba la producción del 40% y el 60%, debido sobre todo a la monotonía de la cadena de montaje y a los repetidos aumentos de las cuotas de la producción accionada a los trabajadores; estos hechos, unidos al enorme incremento de la producción gracias a nuevos métodos tecnológicos, lograron aumentar desde los 30 millones de dólares en 1914 hasta 60 millones conseguidos en 1916. La Empresa Ford empezó a producir el famoso "T".

El Ford T apareció en el mercado el 1 de octubre de 1908 y presentaba una gran cantidad de innovaciones. Por ejemplo, tenía el volante a la izquierda, siendo esto algo que la gran mayoría de las otras compañías pronto copiaron. Todo el motor y la transmisión iban cerrados, los cuatro cilindros estaban encajados en un sólido bloque y la suspensión funcionaba mediante dos muelles semi-elípticos. El automóvil era muy sencillo de conducir y, más importante, muy barato y fácil de reparar. Era tan barato que, con un coste de 825 dólares estadounidenses en 1908 (el precio caía cada año), para 1920 la gran mayoría de conductores habían aprendido a conducir en el Ford T.

El proyecto consistía en fabricar automóviles sencillos y baratos destinados al consumo masivo de la familia media estadounidense. Hasta entonces el automóvil había sido un objeto de fabricación artesanal y de coste prohibitivo, destinado a un público muy limitado. Ford puso el automóvil al alcance de las clases medias, introduciéndolo en la era del consumo en masa.

Ford también se preocupó de instaurar una publicidad masiva en Detroit, asegurándose de que en cada periódico apareciesen historias y anuncios sobre su nuevo producto. Su sistema de concesionarios locales permitió que el automóvil estuviese disponible en cada ciudad de EE. UU. Por su parte, los concesionarios (empresarios independientes) fueron enriqueciéndose y ayudaron a publicitar la idea misma del automovilismo, comenzando a desarrollarse los clubes automovilísticos para ayudar a los conductores y para salir más allá de la ciudad. Ford estaba encantado de vender a los granjeros, que miraban el vehículo como un invento más para ayudarles en su trabajo.

Las ventas se dispararon. Durante varios años se iban batiendo los propios récords del año anterior. Las ventas sobrepasaron los 250.000 vehículos en 1914. Por su parte, siempre a la caza de la reducción de costes y mayor eficiencia, Ford introdujo en sus plantas en 1913 las cintas de ensamblaje móviles, que permitían un incremento enorme de la producción. Dicho método, inspirado en el modo de trabajo de los mataderos de Detroit, consistía en instalar una cadena de montaje a base de correas de transmisión y guías de deslizamiento que iban desplazando automáticamente el chasis del automóvil hasta los puestos en donde sucesivos grupos de operarios realizaban en él las tareas encomendadas, hasta que el coche estuviera completamente terminado. El sistema de piezas intercambiables, ensayado desde mucho antes en fábricas estadounidenses de armas y relojes, abarataba la producción y las reparaciones por la vía de la estandarización del producto.

Henry Ford murió el 7 de abril de 1947, en Dearborn, dejando una fortuna personal estimada entre los 500 y los 700 millones de dólares, y legó parte de sus acciones en la Ford Motor Company a la Fundación Ford, una organización sin ánimo de lucro. Su destacado papel en la evolución de la moderna economía industrial ha llevado a la acuñación del término fordismo para describir el modelo socioeconómico predominante en los países desarrollados durante la mayor parte del siglo XX. La producción en masa de la economía moderna, dio un gran salto gracias a su aporte.

En EuroTaller tienes más de 800 puntos de servicio a tu disposición con profesionales y talleres de confianza para llevar tu coche siempre a punto.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.