NOTICIA
03-04-2013

¿Interesa contratar un seguro a todo riesgo a partir del sexto año de vida de nuestro coche?

¿Es recomendable pagar por un seguro a todo riesgo cuando nuestro automóvil no es nuevo? ¿A partir de que año no es rentable contratar una cobertura total? La asociación de consumidores OCU se hace estas preguntas y llega a la conclusión de que a partir del sexto año quizás sea más recomendable contratar un seguro a terceros.

”La garantía de daños propios es cara y la indemnización suele disminuir con los años, por eso no vemos recomendable contratar un seguro a todo riesgo para coches de seis o más años. En ese caso es mejor un seguro a terceros básico o ampliado, con incendio, robo y lunas”, aseguran desde la organización consumerista.

Y es que según datos de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) sobre la siniestralidad en seguros de automóviles, la garantía más frecuente con que se encuentran las aseguradoras de automóviles en los partes se refiere a daños propios, con 46 partes de siniestros por cada 100 pólizas vigentes al año; mientras que la segunda, a gran distancia, es la responsabilidad civil, con el 9,1%.

“Aunque teniendo presente que la garantía de daños propios es elevada y la indemnización máxima suele disminuir rápidamente con los años, no nos parece recomendable contratarla para coches de seis o más años. Esta garantía va incluida en los seguros a todo riesgo y suele estar limitada al valor venal del vehículo: lo que pagaría por él un concesionario”, señalan desde la OCU.

Por todo ello, señala que a partir de los seis años de antigüedad conviene contratar un seguro a terceros básico o a terceros ampliado, con incendio, robo y lunas. “Sólo nos interesará mantener el seguro a todo riesgo si nuestra prima es muy similar al seguro a terceros, algo que puede suceder si se tienen acumuladas muchas bonificaciones de años anteriores”, concluye.

Franquicia: Comparte riesgos y rebaja el precio de tu seguro

Si lo que quieres es reducir el precio que pagas por el seguro de tu coche, también puedes plantearte compartir riesgos con tu compañía. A través de la franquicia, el asegurado se compromete a pagar una parte fija de los daños ocasionados a su vehículo, mientras que el resto lo paga la compañía.

Las coberturas son las mismas que en las de todo riesgo. La diferencia la encontramos al pagar la indemnización, ya que el asegurado deberá pagar una parte fija de los gastos por daños producidos a su coche que se denomina, precisamente, franquicia. Cuanto mayor sea ésta, menor será la prima a pagar. No obstante, este sistema no es aplicable a todas la coberturas del seguro. Algunas compañías sólo lo aplican en los daños propios, aunque otras también lo hacen en robo o incendio.

No obstante, si sueles sufrir siniestros leves con frecuencia, quizás no te convenga este tipo de seguro.

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.