NOTICIA
08-04-2013

La falta de uso y mantenimiento de tu coche también provoca averías visibles e invisibles

No nos cansamos de repetirlo: el correcto mantenimiento del vehículo en el taller alarga la vida del coche y es una garantía para nuestra seguridad y la de los que nos acompañan. Sobre todo si tienes un coche entrado en años. La falta uso y cuidado del coche puede derivar en averías -algunas muy caras- que pueden comprometer nuestra seguridad y nuestro bolsillo. ¿El mejor remedio? La prevención y el sentido común: pásate por tu EuroTaller de confianza para asegurarte de que tu vehículo -lo uses con frecuencia o no- se mantiene en perfectas condiciones.

Así lo recuerda Autocasion en un artículo en el que repasa las averías más frecuentes que se pueden producir por falta de uso y mantenimiento de nuestro vehículo. Algunas perceptibles, otras ocultas y más peligrosas.

En este sentido, el aire acondicionado es uno de los primeros sistemas en dar problemas cuando no se usa con regularidad. Determinados conductores apenas lo usan unos días en verano, lo cual no es del todo bueno para los elementos que componen el sistema, ya que necesitan la lubricación que aporta el paso del gas por el conjunto. Compresor, filtro y juntas de estanqueidad necesitan que pongamos en marcha el aire acondicionado al menos una vez al mes durante unos minutos. Piensa en ello en invierno: usarlo es una buena forma de desempañar los cristales.

Los neumáticos también sufren cuando el coche permanece inmóvil mucho tiempo. De hecho, corremos el riesgo de que se creen planos en los neumáticos que facilitan el desprendimiento de la banda de rodadura. Si disfrutas de un clásico que va a estar una larga temporada parado, quizás sea recomendable dejarlo apoyado en unas borriquetas para que el peso no deforme los neumáticos. Si no es posible, recuerdan desde Autocasion, “lo mejor es que hinches las ruedas con 1,5 bar más de presión que la recomendada por el fabricante. Así, la cubierta no queda tan plana apoyada en el suelo y no se deforma tanto. De lo contrario, cuando salgas a rodar notarás vibraciones y ruidos en la dirección”.

Los elevalunas eléctricos también pueden dejar de funcionar si no los usamos en algún tiempo. Sobre todo por problemas en el motor eléctrico por falta de uso o efecto de la humedad de la lluvia acumulada en la caja que forma la puerta. La oxidación que puede generarse no es un buen aliado.

El motor también sufre si no lo usamos, ya que que los propulsores necesitan funcionar con cierta frecuencia. Si el motor no gira, el aceite se escurre hacia el cárter dejando las paredes de los cilindros y los segmentos de los pistones completamente secos. Esto puede generar óxido en el cilindro y contribuir a que los aros de los pistones se queden pegados. Por ello, si vas a encender el motor tras mucho tiempo de inactividad, quizás necesites ayuda de un profesional.

Por otra parte, los circuitos de refrigeración -en motores refrigerados por agua- también sufren con la inactividad. Oxidación, obstrucciones, problemas con la bomba de agua, el termostato, el radiador... mejor mover el coche con cierta frecuencia.

Las fugas de aceite tras un largo periodo de inactividad son otro clásico. Los elementos de estanqueidad del motor necesitan estar correctamente lubricados. Si no es así, los materiales se resecan, encogen y pueden agrietarse. ¿El resultado? Fugas externas e internas, las más peligrosas.

Al igual que el motor, la caja de cambios y los diferenciales necesitan aceite para mantenerse limpios y lubricados. Largos períodos de inactividad son contraproducentes y favorecen su oxidación. Lo mismo ocurre con el sistema de frenos, algo especialmente sensible. Recuerda cambiar -por lo general- el líquido de frenos cada dos años para evitar sustos.

Obstrucciones en la bomba del parabrisas por falta de uso, oxidación, fallo en fusibles... son otros de los problemas típicos con los que nos encontraremos si hemos dejado nuestro coche abandonado durante mucho tiempo.

Por ello, si decides volver a poner a rodar un vehículo que ha estado largo tiempo abandonado, sobre todo si no has sido cuidadoso en su mantenimiento, lo mejor que puedes hacer es acudir a tu profesional de confianza de la red EuroTaller: la mejor forma de hacerlo con garantías. Encuentra tu taller más cercano.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.