NOTICIA
14-01-2021

La importancia de los neumáticos de invierno, los grandes desconocidos

Si escuchamos los boletines del centro de control de pantallas de la DGT en todos los medios, nos dicen las carreteras en las que hay que llevar cadenas o… neumáticos de invierno.

Muchos conocemos su existencia pero no todo lo que pueden aportarnos en materia de seguridad a la hora de circular no solo por nieve o hielo sino también con agua. Hay que señalar que están recomendados cuando las temperaturas están por debajo de los 8 o 7 grados centígrados.

Vamos a conocer un poco más de estas ruedas que con Filomena han cogido un gran protagonismo. De todas formas para resolver cualquier duda siempre tenemos nuestro EuroTaller de confianza para ello.

Según las últimas cifras, los neumáticos de invierno en Europa representan el 30% de las ventas totales, mientras que en España son sólo una décima parte, apenas un 3%.

Ventajas

La primera y más clara es que podremos circular sobre nieve o hielo aunque no están diseñados para una gran cantidad de la primera. Entre sus ventajas es que, por lo tanto, no hace falta poner cadenas con el perjuicio que pueden ocasionar al neumático tradicional, a las suspensiones y a otros elementos del vehículo.

Los neumáticos de invierno proporcionan mejor tracción, más agarre, un superior frenado, una buena maniobrabilidad y, sí, también resistencia al aquaplaning, por lo que son ideales cuando llueve y hay mucha agua en la calzada.

Además de su compuesto especialmente diseñado, estos neumáticos cuentan con numerosas ranuras o micro surcos en su banda de rodadura, con la misión de favorecer un mejor agarre ya que consiguen ir abriendo y deshaciendo la nieve. Permiten que las distancias de frenado se reduzcan en 5 metros sobre superficie mojada a velocidades de entre 20 y 90 km/h, y hasta en 11 metros al circular por nieve a 30 km/h, siempre en comparación con neumáticos convencionales de verano.

Desventajas

Si la temperatura suba por encima de 7 ºC,  hay que cambiar los neumáticos de invierno por neumáticos de verano pues pueden degradarse con rapidez y quedar inservibles. Lo mejor es guardarlos en un lugar fresco, seco y alejado de la luz solar cuando no son necesarios y volverlos a montar mientras les quede vida útil. Lo que implica tener un juego de cada tipo lo que puede ser un poco caro.

¿Y… los de “todo tiempo”?

Este tipo de neumáticos tienen un rango de acción mucho más amplio que los neumáticos de invierno, son aptos para cualquier condición climática y tienen un buen rendimiento en circunstancias más o menos complicadas. Pero ojo en verano no ofrecen el mismo agarre que uno de verano y en invierno ocurre lo mismo. Como los de invierno,  no requieren la instalación de cadenas si cuentan en el lateral con el dibujo de una montaña nevada.

Si necesitas cambiar los neumáticos a tu coche, visita tu taller de confianza, tienes más de 800 a tu servicio. Los profesionales de la Red EuroTaller trabajamos por tu seguridad cuidando del buen mantenimiento de tu automóvil.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.