NOTICIA
02-12-2020

La tecnología que salva vida en las carreteras

El objetivo de todos es que lleguemos al “cero” en cuanto a la mortalidad en las carreteras. En 2019 se marcó un mínimo que invitaba al optimismo y este 2020, aunque será totalmente atípico, también se espera una reducción en los fallecidos y más con las restricciones a la movilidad que se nos vienen desde ahora y hasta final de año.

Uno de los elementos que han contribuido a esa reducción, además de la concienciación, carné por puntos o radares es la introducción de nuevas tecnologías.

Y no sólo en los vehículos como en las infraestructuras que posibilitan esos viajes. Actuaciones sobre el asfalto, la conectividad entre coches o el uso de datos son y serán esenciales para disminuir todavía más los siniestros en las vías públicas.

Una de las iniciativas que se acaba de conocer llega de la mano de Abertis e IBM que han firmado un acuerdo por el que ambas compañías trabajarán durante los próximos tres años en potenciar la seguridad de autovías y autopistas con un ojo puesto en la sostenibilidad y el desarrollo tecnológico.

Así se ha potenciado el programa Road Tech, con el que se pretende abordar el desafío de la movilidad del futuro. Lo hará con varios proyectos entre los que se encuentran las autopistas inteligentes, que allanarán el camino a los vehículos eléctricos, conectados y autónomos y también se apoyarán en el IBM Garage, una iniciativa pensada para fomentar la innovación.

Cuatro grandes avances

  1. Mantenimiento preventivo. La conservación de las vías es un punto esencial a la hora de garantizar la seguridad de las mismas. Por ello, se está trabajando en un modelo de monitorización constante del estado del pavimento para predecir las necesidades de mantenimiento de las infraestructuras, utilizando tecnología analítica predictiva alimentada por varias fuentes de datos.

  2. Conducción sin barreras. La geolocalización eliminará barreras en las vías. Lo hará con un sistema universal que facilitará el pago telemático para cualquier vehículo, en vías tanto urbanas como interurbanas. La medida también está pensada para integrarse en el futuro coche autónomo.

  3. Uso de ‘big data’. La cuantiosa cantidad de datos generados por los conductores se utilizará para ofrecer soluciones personalizadas a los clientes y las administraciones. Algunas soluciones, como la eliminación de obstáculos en los peajes, ahondarán también en la sostenibilidad al ahorrar emisiones contaminantes.
  4. Menor impacto de las operaciones invernales. Se quieren reducir las consecuencias derivadas del uso de fundentes para la nieve y el hielo, como la sal, a la vez que se estudia cómo hacerlo reduciendo la huella ambiental.

Líneas que brillan y carriles para coches autónomos

Además de este proyecto, constructoras, investigadores y tecnológicas de todo el planeta trabajan para mejorar las condiciones de las infraestructuras y ofrecer un entorno más seguro para conductores y pasajeros. Un ejemplo son las carreteras que se ‘curan’ solas, un proyecto del investigador Erik Schlangen, de la Universidad de Delft en Holanda, que ha creado un asfalto con fibras de acero de manera que cuando se pasa un gran imán por encima, este se calienta y se une, cerrando así cualquier bache que pueda haber surgido recientemente.

La conducción nocturna es otro factor de riesgo a la hora de ponerse al volante. En 2018 se produjeron más de 22.000 siniestros en las carreteras españolas en condiciones de nula o baja luminosidad. Otro holandés, en este caso el artista Daan Roosegaarde, ideó el proyecto Glowing Lines, que consiste en un tramo de carretera de 500 metros en Oss, al sur del país, donde se pintaron tres grandes líneas que absorbían la luz durante el día y brillaban durante ocho horas cuando el sol se había puesto.

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta la seguridad vial en los próximos años es la progresiva implantación de los coches autónomos. En concreto, la interacción entre humanos y máquinas promete ser complicada por lo que ya existen iniciativas para segregar el tráfico y minimizar los riesgos. Anthony Barrs y Baiyu Chen, investigadores de la Universidad de California, han propuesto un sistema, llamado Hyperlane, en el que un gran ordenador central se encargaría de controlar el tráfico de vehículos autónomos. Estos circularían por unos carriles concretos de las autovías y autopistas.

Uno de los elementos clave para el buen funcionamiento de los coches autonómos será su mantenimiento ¿Hace cuánto que no visitas tu taller para cuidar de tu coche? No busques más: los profesionales de la Red EuroTaller cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu vehículo.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.