NOTICIA
05-11-2020

Las causas de las pérdidas de anticongelante en el coche

El líquido refrigerante o anticongelante es clave en verano, pero no lo es menos ahora que las temperaturas empiezan a bajar de forma alarmante en algunas de las partes de la geografía nacional, porque consigue que el motor siga rindiendo cuando la temperatura del exterior es muy baja. Además es fundamental también para protegerlo de la corrosión y prevenir la aparición de formaciones calcáreas.

El objetivo es que el motor funcione a pleno rendimiento sobre los 90 grados centígrados. Para asegurarse de que el líquido refrigerante cumpla con sus funciones, es fundamental cambiarlo cada cierto tiempo y, sobre todo, hacer caso cuando nos lo aconsejen en nuestro EuroTaller de confianza.

También, debes verificar que el nivel no baje demasiado y si se produce una pérdida de líquido refrigerante, tienes que acudir inmediatamente a esa revisión en tu taller más cercano para evitar una avería importante.

El anticongelante desaparece

Si ya hemos constatado que cada poco tiempo tenemos que rellenar el líquido es evidente que algo pasa. Aunque, ya hemos dado el primer paso que es percatarnos del problema. Las causas pueden ser variadas:

  1. La tapa del radiador o la del propio sistema de presión del líquido refrigerante se encuentran deterioradas. Ello provoca que se evapore. Se trata, probablemente, de la causa más frecuente de pérdida de líquido.

  2. El manguito o la manguera se han estropeado o bien han sufrido un excesivo desgaste.
     
  3. Hay una fuga por la manguera o abrazadera. Si se trata de un escape considerable, será fácil detectarla, pero cuando es pequeña, localizarla no es tan sencillo, ya que tiene lugar con el sistema caliente y la temperatura del motor hace que el líquido se evapore. Lo mismo sucede si se produce en un manguito.
     
  4. También, podemos tener esa fuga del líquido a través de la cámara de combustión, concretamente en el cárter del motor, debido al deterioro de la junta principal, o bien porque se han formado grietas.
     
  5. Puede deberse a que también haya una fuga a través del fluido de la transmisión automática ubicado en el interior del radiador.
     
  6. Por último, cabe la posibilidad de que el sistema de refrigeración esté sobrecargado.

En un caso extremo, si la pérdida es muy grande el motor podría no llegar a arrancar o si lo hace provocar una avería por la ausencia del líquido. Entre las más graves está la rotura de la junta de la culata del motor.

También puede darse el caso que la temperatura del motor no suba y sea correcta, pero se pase anticongelante a uno o varios cilindros, se mezcle en la combustión y haga que el nivel baje poco a poco, momento en el que deberíamos comprobar si existen hidrocarburos en el refrigerante.

¿Hace cuánto que has revisado el estado del coche? En la Red EuroTaller cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu coche. Encuentra tu EuroTaller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.