NOTICIA
26-10-2020

Los 10 fallos más comunes por los que tumban en la ITV

La inspección técnica de vehículos, conocida como la ITV, es uno de los controles más importantes por los que debe pasar nuestro coche cada cierto tiempo. No deberá pasarla por primera vez hasta cumplir los cuatro años desde la fecha de matriculación, luego cada dos entre el cuarto y el décimo, y pasa a ser anual a partir de entonces. 

Los fallos y los defectos más repetidos en la mayoría de los coches, y que pueden ser motivo de sanción en los casos más graves, son los que se producen en los sistemas de iluminación, de frenado y en los neumáticos. Fallos que se pueden evitar con las revisiones periódicas en nuestro EuroTaller de confianza.

Los fallos más comunes

Son 10 generalmente los que nos “echan atrás” la ITV y que con esas revisiones, como decimos, se podrían evitar. Según datos de AECA-ITV, la mayoría se deben a fallos de alumbrado o señalización (24,9%); por ejes de neumáticos y suspensiones (20,1%); por exceso de emisiones contaminantes (16,2%); y por defectos en los frenos (13,3%).

  1. Alumbrado y señalización: Son los fallos más frecuentes en todos los vehículos y también los más fáciles de arreglar. En la ITV comprueban fundamentalmente dos elementos: que todas las luces y que los reglajes sean correctos.
  2. Estado exterior: Se refiere, no al aspecto de nuestro coche, sino a lo que se pueda relacionar con la seguridad de terceros. Es decir, que la carrocería no tenga zonas cortantes o salientes, que puedan, por ejemplo, herir a un peatón. No contar con los retrovisores exteriores en buen estado es el defecto que más infracciones acumula en la ITV en este segundo punto.
  3. Motor y transmisión: Sobre todo se refiere a posibles fugas de aceite del motor.  En la ITV comprueban no esté manchado. Si ven gotas de aceite o anticongelante, te echan para atrás. Es defecto grave.
  4. Los frenos: En la ITV utilizan una máquina con unos rodillos llamada frenómetro, en la que miden tres parámetros: fuerza de frenado, diferencia entre las ruedas de un mismo eje, y la fluctuación (si al pisar el pedal de freno con una misma intensidad la fuerza de frenado no oscila). Conviene comprobar de vez en cuando el desgaste y estado tanto de los discos como de las pastillas.
  5. La placa de la matrícula. Comprueban su estado y miran que el número de bastidor coincida con la documentación y que no dé lugar a error.
  6. Suspensión, ejes y neumáticos. En estos últimos la profundidad de su dibujo será como mínimo de 1,6 mm. Los ejes deben llevar el mismo modelo de neumático, y que todos ellos son de la medida homologadas en la ficha técnica, además del índice de carga y código de velocidad. También se comprueba el correcto estado del sistema de suspensión.
  7. Emisiones: Es de los defectos que más ha crecido en los últimos años. En la ITV las comprueban introduciendo una sonda por el tubo de escape. Además, a los vehículos Euro 5 y Euro 6 se les somete a una prueba complementaria conectándolos a una máquina de diagnosis.
  8. La dirección: Los fuelles y las rótulas en mal estado son los grandes protagonistas de los defectos detectados de esta clase. Unas rótulas defectuosas se perciben por una dirección imprecisa y hasta incluso con algo de holgura. En cuanto a los fuelles suelen perder grasa cuando aparece una raja en ellos, se detecta girando la dirección a tope y con la ayuda de una linterna.
  9. Estado interior: El mal estado de los cinturones es el fallo estrella. Se comprueba que agarran bien y que no se bloquean. También que la luna no tenga una raja que dificulte la visión.
  10. Otros: Hay muchos fallos que se detectan, por ejemplo, a través del sistema eléctrico. Y una de las formas de hacerlo en los coches más modernos es, precisamente, con la máquina de diagnosis (una especie de tablet que se conecta a la centralita del vehículo a través de un conector (OBD) para comprobar el 'historial' del vehículo). 

Por otro lado, ten en cuenta que, para poder pasar la ITV, habrá que homologar aquellos elementos que hayamos añadido a nuestro vehículo: nuevos faros, alerones, llantas…

Recuerda que si tienes dudas con cualquier elemento mecánico de tu vehículo puedes ponerte en manos de profesionales y pedir cita en tu EuroTaller más cercano. ¡Cuida de tu seguridad y de la de los demás!

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.