NOTICIA
16-11-2020

Los problemas más comunes en un coche eléctrico

En el pasado octubre se matricularon 1.808 vehículos eléctricos, un 123% más con respecto al mismo mes del año pasado. Y entre los meses de enero y octubre de 2020, se han comercializado 11.728 turismos eléctricos, casi un 42% más que en 2019.

Con estas cifras de ventas, los vehículos eléctricos representan un 2,23% de la cuota de mercado en el último mes. Hace un par de años la cifra no llegaba ni al 0,5% por lo tanto parece que, cada vez más, a la hora de comprar coche los eléctricos empiezan a estar en la mente de muchos usuarios.

Uno de los motivos por los que la gente se piensa comprar un coche eléctrico está el que tiene, en teoría menos averías, la principal razón de ello está en su motor. El mecanismo de los coches eléctricos es más simple que los complejos motores de combustión interna.

Para empezar, no tienen correa distribución, ni embrague, ni tubo de escape…entre otras piezas. Más o menos tienen un 60% menos de pieza que uno normal. Además el cambio es diferente porque no tiene velocidades solo hay una. Sin embargo...

También tienen averías

La toma de carga. En realidad se refiere al enchufe con el que lo conectamos a la corriente. No es raro que se rompa y el factor humano suele ser el culpable de que suceda. A veces se manipula con fuerza, prisas o si estar atentos y podemos romperlo. También suelen tener un sistema de bloqueo para que no se pueda soltar el cable y si tiramos con fuerza también cabe la posibilidad de que se estropee el conector y las pestañas que sujetan el enchufe terminan cogiendo holgura o directamente se rompen. También hay que recordar de cerrar la tapa de la carga y de no aplastar el cable cuando está en el suelo.

Aunque la principal preocupación de los que tienen un coche eléctrico es la batería. Poco a poco va sufriendo un desgaste y la autonomía se resiente y se reduce. Aunque durante los primeros años el desgaste puede ser más perceptible, la autonomía útil de las baterías de iones de litio actuales tiende a estabilizarse con el paso del tiempo. En la actualidad, algunos fabricantes llegan a garantizar un nivel óptimo de autonomía durante ocho años. De todas formas, la vida media de una batería de iones de litio puede situarse en torno a los 10 ó 15 años, pero el nivel de autonomía dependerá de las condiciones de uso, de los ciclos de carga y del sistema utilizado.

Por ejemplo, si circulamos a altas velocidades de forma constante y utilizamos cargadores de alta potencia, la degradación de la batería será más rápida y, en consecuencia, podríamos necesitar sustituirla antes de lo previsto. En cambio, si respetamos los ciclos completos de la batería y solamente la cargamos cuando su nivel de carga es bajo, conseguiremos alargar considerablemente su vida útil.

También necesitan mantenimientos

Que por supuesto podrás hacer en tu EuroTaller de confianza. Sobre todo los neumáticos, el filtro de partículas del aire acondicionado y los frenos. También es importante el líquido refrigerante de las baterías, específico para los coches eléctricos. El refrigerante debe cambiarse según las especificaciones del fabricante, que suele ser entre los 80.000 km y 120.000 km para la primera vez.

En la Red EuroTaller queremos que disfrutes del viaje por eso cuidamos cada detalle del mantenimiento de tu coche. Encuentra tu Taller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche para que viajes seguro.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.