NOTICIA
06-05-2014

Madrid estrena bolardos recubiertos de neumáticos usados más respetuosos con la carrocería del coche

Y de tu cuerpo. Porque no sería la primera vez que un ciudadano se lleva un buen golpe en una pierna propinado por uno de los tradicionales bolardos metálicos que jalonan nuestras ciudades. El Ayuntamiento de Madrid quiere que estos elementos del mobiliario urbano que utiliza para “civilizar” a los conductores con tendencia a invadir las aceras sean más “amigables”. Y ha comenzado a reemplazar los tradicionales por otros recubiertos con un material procedente del reciclado de neumáticos usados. Sin embargo... los vecinos y conductores que ya los “han probado” siguen estanto tan poco convencidos de su utilidad como de la de los anteriores. Ahora, señalan, es más fácil caerse si te los encuentras como peatón, y no te libras de ir al taller de chapa y pintura si te golpeas contra ellos.

El estreno de los nuevos bolardos ha tenido lugar en la Corredera Baja de San Pablo. Primeras impresiones de los vecinos recogidas por El Mundo: “Si antes te dabas un golpe en la pierna, ahora es que te puedes caer”. Donde antes podías estaciona “de oído”, ahora: “Es que no los ves y te lo comes”.

Los nuevos bolardos, de unos 50 centímetros de altura, están recubiertos de caucho reciclado, obtenido a partir del triturado mecánico de neumáticos, la peladura de cubiertas de camión y compuestos recuperados. El anclaje sigue siendo una barra perforada. Según los técnicos municipales, su gran ventaja frente a los anteriores es que tienen una elasticidad de rebote del 25%. Pero no parece un argumento que convenza demasiado a los vecinos. Por el daño a las personas: “Son más peligrosos. Antes eran más altos y vale, te dabas en la pierna, pero es que ahora están a la altura de la rodilla y si no los ves es que te das y te caes al suelo; a mí me pasó el otro día que no lo vi y a varias señoras más”. Y por el daño a los vehículos: “Muy buena idea no ha sido, porque ahora son más bajos y no los tienes como referencia a la hora de aparcar como antes. Al coche le sigue jodiendo igual. Ahora tal vez no te lo destroza pero te lo sigue abollando, y si no los ves, te puedes estampar, como le pasó a una señora hace poco”.

Si te topas con uno de estos bolardos al volante y no consigues esquivarlo a tiempo, en EuroTaller tienes más de 800 puntos de servicio a tu disposición, con profesionales y talleres de toda confianza, para ayudarte a reparar los daños sufridos. De toda confianza.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.