NOTICIA
12-11-2014

¿Me interesa llevar neumáticos de invierno en mi coche? Te contamos sus ventajas:

¿Conoces los neumáticos de invierno? En nuestro país son bastante desconocidos, pero nuestros vecinos europeos los conocen bastante bien.

¿En qué se diferencian los neumáticos de invierno de los demás?

Primero, los materiales con los que se fabrican los neumáticos de invierno son diferentes, de manera que se consigue un neumático más flexible gracias a la mayor presencia de sílice. Esto evita que la goma se endurezca a temperaturas inferiores a los 7ºC… que es lo que les ocurre a los neumáticos normales.

Segundo, el “dibujo” o banda de rodadura es más profundo: así consigue evacuar mayor cantidad de agua y mayor capacidad motriz en las situaciones más adversas.

Y en tercer lugar, los neumáticos de invierno consiguen una mayor adherencia sobre la carretera mojada (o helada o nevada) gracias a su mayor cantidad de laminillas en los tacos.

¿Los neumáticos de invierno son sólo para la nieve?

Los neumáticos de invierno están pensados para funcionar en bajas temperaturas, pero eso no significa que tengan que usarse sólo en zonas de nieve. Estos neumáticos mantienen la adherencia y frenada óptimas en asfalto húmedo o con hielo, barro y, claro, también nieve.

¿Puedo usar neumáticos de invierno todo el año?

Los neumáticos de invierno están pensados para conseguir la mayor seguridad y adherencia en condiciones climatológicas invernales: lluvia, barro, hielo, nieve… Es aconsejable sustituirlos por unos de verano cuando suben las temperaturas. Y es que sus prestaciones se reducen cuando el termómetro sube. Algo lógico, puesto que están diseñados para el frío. Por eso están indicados entre los meses de noviembre y marzo.

¿Cuál es la forma segura de utilizar los neumáticos de invierno?

Para seguridad óptima, no es aconsejable mezclar los neumáticos de invierno con los de verano: es decir, habrá que llevar cuatro neumáticos de invierno, no dos.

Los neumáticos de invierno son ideales en bajas temperaturas, cuando la temperatura sea inferior a 7 grados, como decíamos antes, pero también son adecuados hasta temperaturas de 15ºC.

En primavera / verano lo aconsejable es usar los propios de la época. Por eso, cuando suba la temperatura es mejor cambiar al juego de neumáticos de verano.

¿Cómo se identifican los neumáticos de invierno?

Los neumáticos de invierno están marcados con las sigas “MS” o “M+S”, que hacen referencia a mud (barro) y snow (nieve). Para mayor seguridad y según tus necesidades, te aconsejamos fijarte en aquellos neumáticos de invierno que lleven también el pictograma de una montaña y un copo de nieve. Este símbolo se conoce como “3PMSF” (3 Peaks Mountain Snow Flake) y nos revela que el neumático en cuestión ha sido sometido a pruebas que certifican sus prestaciones y rendimiento en caso de nevadas importantes.

¿Qué mantenimiento requieren los neumáticos de invierno?

Pues el mismo mantenimiento que todos los tipos de neumáticos: vigilar como mínimo una vez al mes que la presión es correcta. Respecto a la profundidad del dibujo, la normativa no contempla nada especial, así que el límite legal es también de 1,6 mm. Sin embargo, si ponemos el foco en nuestra seguridad, lo ideal es que la profundidad del dibujo no baje de los 3 mm.

En conclusión, estos neumáticos pueden ser interesantes si viajas o resides en zonas de montañas o con muchas precipitaciones. Aunque lo más importante es circular con unos neumáticos a punto, con la presión adecuada y la profundidad de dibujo suficiente: recuerda que son lo único que una tu coche con la carretera. ¿Dudas? Consulta a tu mecánico profesional en tu EuroTaller de confianza.

 

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.