NOTICIA
13-02-2018

Neumáticos "verdes" ¿Qué es la resistencia a la rodadura?

En un vehículo actual, existen numerosos sistemas dedicados a la reducción del consumo y las emisiones. Dentro de estos denominados "Paquetes ecológicos", nos encontramos uno de los que más ahorro aportan y a veces no se le da la importancia que tiene, nos referimos a los neumáticos "Green" o de baja resistencia a la rodadura.

El concepto de coeficiente de rodadura es similar al de coeficiente de rozamiento, con la diferencia de que el segundo se refiere a dos superficies que deslizan una sobre otra, mientras que en el coeficiente de rodadura no existe tal resbalamiento entre la rueda y la superficie sobre la que rueda, disminuyendo por regla general la resistencia al movimiento. Se trata, por tanto, de un par de fuerzas.

¿Qué es la resistencia a la rodadura?

La resistencia a la rodadura se presenta cuando un cuerpo rueda sobre una superficie, deformándose uno de los elementos o ambos. Como veremos, no tiene sentido alguno hablar de resistencia a la rodadura en el caso de un sólido rígido (indeformable) que rueda sobre una superficie rígida (indeformable). Es el caso de las ruedas de los trenes sobre las vías.

Con cada giro, la zona del neumático que trabaja y entra en contacto con el suelo (banda de rodadura, flanco, talones,etc.), se aplasta, se deforma y se calienta, consumiendo energía en forma de calor. Este fenómeno se llama histéresis y es el origen del 90% de la "resistencia a la rodadura" de los neumáticos.

Cuanta mayor sea la resistencia a la rodadura de los neumáticos más energía se requiere para que el motor desplace el coche. Si el motor tiene que esforzarse para superar la resistencia a la rodadura de los neumáticos, consumirá más carburante. La resistencia a la rodadura puede compararse con un coche que tiene que subir constantemente una pendiente del 1%. La resistencia a la rodadura no puede eliminarse completamente, pero sí se puede reducir.

Tan solo hay que pensar que casi el 20% del combustible que se encuentra en un depósito es gastado por los neumáticos, por lo que cualquier mejora en ellos se notará rápidamente en nuestro bolsillo.

La forma en la que se mejora esta resistencia es, fundamentalmente, por la reducción de masa del neumático, el diseño de la banda de rodadura y, sobre todo, por la composición de la goma, a la que se le añade entre otros elementos el Sílice.

Etiqueta del neumático

Desde 2012 existe un etiquetado especial para los neumáticos que regula tanto la eficiencia energética como la seguridad.

Si convertimos esos índices de referencia en litros cada 100 kilómetros, la diferencia entre un neumático con clasificación “A” y otro con clasificación “G” llega a los 0,5 l/100 km (aproximadamente 0,1 l/100 km por letra), por lo que un par de letras de diferencia a la hora de elegir puede suponer el coste de un neumático durante toda la vida de un juego completo. Por ello, es tan importante tener en cuenta las prestaciones de los neumáticos que vamos a instalar en el coche leyendo la información contenida en la etiqueta del neumático.

Aprende a leer la etiqueta del neumático con este vídeo.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.