NOTICIA
15-07-2014

¡Oh, no! ¿Avería en carretera? Te contamos lo que debes y lo que no debes hacer

Crucemos hasta los dedos de los pies para no sufrir ninguna avería en carretera este verano. Nunca es plato de buen gusto, pero si estamos de vacaciones nos da más rabia. Sin embargo, alguna vez en la vida nos ha ocurrido o nos ocurrirá. ¿Qué debemos hacer ante esta situación?

 

Más vale prevenir que curar. Nunca esta frase hecha fue tan cierta. Lo primero es la previsión. ¿Y en qué consiste la previsión? Pues básicamente en dos cosas. La primera, realizar las operaciones de mantenimiento del coche. Muchas averías son consecuencia de descuidar el coche y “forzarlo” al retrasar los cambios de aceite, de neumáticos etc. La segunda es asegurarse de llevar todo el material que podemos necesitar en caso de una avería o problema con el coche, a saber: chaleco reflectante, triángulo de seguridad, rueda de repuesto o kit para reparar pinchazos, los papeles del seguro y el número de teléfono de contacto a mano, el móvil con batería suficiente, provisiones de comida y bebida, algo de ropa de abrigo... Puede que no tengas que usar nada de esto (mejor si es así), pero llegado el caso te alegrarás muchísimo de haber sido tan previsor.

 

En caso de tener una avería o contratiempo, lo primero es mantener la calma. Parece fácil de decir y sabemos que no es tan fácil de hacer, pero piensa que tu seguridad en gran parte depende de tu templanza y tranquilidad. Ser presa de los nervios no te lo pondrá más fácil; más bien todo lo contrario.

 

Si es posible, trata de detener el vehículo en el lugar donde menos moleste.

 

Es vital que avises cuanto antes al resto de conductores de tu problema. Para ello has de colocar los triángulos de emergencia. Como tendrás que salir del coche, intenta hacerlo por la puerta que no de al tráfico rodado. Si no es posible por alguna razón, extrema las precauciones a la hora de salir del coche para evitar atropellos.

 

Si viajas con otras personas, procura que se alejen en lo posible de la carretera. Cuanto más lejos del tráfico mejor. Y lo mismo se aplica para ti, una vez hayas cumplido con la colocación de los triángulos.

 

No trates de reparar tú mismo el coche. La carretera no es el lugar para hacerlo: pones en riesgo tanto tu seguridad como la del resto de usuarios de la vía. Sé paciente y espera a que llegue la ayuda.

 

A la hora de llamar al seguro, procura explicarte con claridad y de forma ordenada. Antes de llamar, asegúrate de saber en qué punto kilométrico te encuentras o localiza tu posición con la ayuda de un dispositivo GPS.

 

Si por alguna razón no dispones de un teléfono móvil, recuerda que a lo largo de las carreteras (sobre todo en autovías y autopistas) suele haber puestos SOS cada pocos metros.

 

Y una vez que llegue la grúa solicita que te lleven a un punto EuroTaller. Mientras la ayuda llega, puedes localizar el tuyo en nuestro buscador de talleres; guarda esta dirección web en tus favoritos.

 

Pero si quieres ahorrarte todo esto, lo tienes fácil: mantén tu coche en forma con la ayuda de tu EuroTaller de confianza. 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.