NOTICIA
03-09-2020

¿Por qué es importante cambiar las escobillas después del verano?

Una carrocería en perfectas condiciones o una tapicería totalmente limpia. Estas son algunas de las preocupaciones de los conductores sobre sus vehículos para que aparenten una perfección casi total.

Sin embargo, los limpiaparabrisas son uno de los grandes olvidados en los cuidados del automóvil y, quizá, sean uno de los elementos más importantes en la seguridad vial.

Las escobillas realizan más de 750.000 barridos del parabrisas en su vida útil, lo que supone limpiar la superficie de 80 campos de fútbol. No obstante, los expertos de EuroTaller recomiendan sustituirlas una vez al año o cuando comienzan a aparecer franjas o superficies veladas en el campo de visión al accionarlos.

Esenciales en la seguridad vial

Los cristales de un vehículo, especialmente el parabrisas, son un elemento clave para la seguridad, ya que nos proporcionan, a través de la vista, el 90% de la información que recibimos al conducir.

Aunque su uso está pensado especialmente para los días de lluvia, las escobillas son las encargadas de limpiar las lunas delanteras y traseras para conseguir la visibilidad idónea en la carretera.

El coste de su mantenimiento es pequeño y sencillo y quizá por ello sea uno de los grandes olvidados. Un mal uso y mantenimiento de los mismos compromete nuestra visibilidad tanto en verano como invierno.

En la época invernal, las inclemencias temporales son más habituales, con las lluvias o la nieve como protagonistas, lo que hace su uso es esencial. Sin embargo, los limpiaparabrisas pueden ser imprescindibles también en pleno verano. Sigue leyendo a continuación.

Tormentas de arena

Las tormentas veraniegas pueden ir acompañadas de lluvia con arena que pueden dejar “embarradas” las lunas de nuestro automóvil. El verano también es la época preferida para hacer excursiones o ir a la playa... con lo que su uso y la importancia de que respondan adecuadamente crece.

El viento traslada tierra en suspensión que se puede posar sobre las lunas y unas escobillas en mal estado pueden provocar arañazos inesperados. El mal estado de los limpias no solo impedirá una buena limpieza, sino que provocará un deterioro de la superficie del cristal con el riesgo de que se produzcan arañazos.

Los expertos de EuroTaller recuerdan que es necesario prestar especial atención a las escobillas tras el verano, ya que las altas temperaturas y el sol afectan especialmente a las partes de caucho del limpiaparabrisas, que tienden a secarse y se deterioran. ¡Antes de poner en riesgo tu conducción, pasa revista en nuestros talleres a los limpias de tu vehículo!

 

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.