NOTICIA
01-10-2020

¿Por qué mi coche diésel consume tanto?

No es raro que, con el paso del tiempo, notes que tu coche diésel empieza a gastar mucho más de lo normal. No has cambiado de hábitos, no conduced de forma más agresiva, el vehículo no va cargado en exceso ni has olvidado ir a tu EuroTaller para hacer su mantenimiento habitual.

Aun así el coche empieza a gastar mucho y te preocupas.

¿Por qué puede ser?

Cabe la posibilidad de que, si no se ha hecho el debido mantenimiento del coche, el filtro de combustible lleve demasiado tiempo y esté demasiado obstruido. Generalmente, el del aceite se cambia a la vez que el lubricante junto con, también, el filtro del aire. Es posible de que quede en el olvido, lo mismo que el del aire o antipolen.

Las recomendaciones del fabricante para la sustitución son muy variadas, oscilan entre los 30.000 y los 60.000 kilómetros. Aunque, por su coste, conviene cambiarlo en la revisión anual.

Otras posibles explicaciones, es que el filtro del aire esté demasiado desgastado, que el aceite lleve mucho tiempo o que no sea el adecuado para el coche, algo que también provocaría un desgaste mayor del motor.

Un elemento que, si funciona mal, también puede provocar que consuma más es el caudalímetro. Si detecta, por error, que el aire que pasa es mayor también ordenará que se inyecte más combustible con el consiguiente incremento.

Más factores que pueden afectar a nuestro consumo son una pequeña grieta en los conductos de admisión o las modificaciones en la admisión, como la instalación de los conocidos filtros de potencia o anulación de las mariposas del sistema de admisión variable.

También cabe la posibilidad de que cualquier otro sensor ofrezca valores erróneos, como el de temperatura del líquido refrigerante del motor, lo que implica que no trabaje en la temperatura óptima, con el consiguiente aumento de consumo.

Por ejemplo, el sistema de inyección también influye. Unos inyectores sucios u obstruidos que no permitan la correcta pulverización del combustible.

No hay que olvidarse tampoco de la válvula EGR, ya que si esta está obstruida, total o parcialmente, implica que se recirculen gases de escape cuando, por ejemplo, se demanda toda la potencia del motor. Así, los gases que se encuentran a alta temperatura, calientan el aire fresco de la admisión, provocando una pérdida de eficiencia y aumento del consumo.

Por último, el filtro antipartículas o FAP, cuando se encuentra en una fase de regeneración activa provoca un mayor consumo de combustible, ya que se debe de elevar considerablemente la temperatura del mismo para incinerar todos los restos de partículas sólidas y hollín. Normalmente, esas fases de regeneración activa se dan por una excesiva conducción en entornos urbanos, con trayectos muy cortos y sin revolucionar el motor.

En la Red EuroTaller cuidamos el mantenimiento de tu coche para que su conducción sea tan confortable como el primer día y siempre segura. Busca tu taller de confianza más cercano y deja que sus profesionales revisen el estado de tu coche.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.