NOTICIA
06-05-2013

¿Qué aporta utilizar polvo de neumáticos fuera de uso para la construcción de carreteras?

Seguridad y ahorro. Menos ruido y más durabilidad. Son las principales ventajas de emplear polvo procedente del reciclado de neumáticos fuera de uso para hacer el firme de las carreteras.

¿Quién nos lo iba a decir? Que los neumáticos que tan buen servicio nos prestan para el disfrute de nuestro vehículo pueden tener vida más allá de su reemplazo por otros nuevos en nuestro taller de confianza. Un ejemplo: la construcción de carreteras. Nos lo cuenta Signus, el Sistema Integrado de Gestión de Neumáticos Fuera de Uso:

La utilización de polvo procedente de neumático en la  construcción de carreteras está llamada a convertirse en nuestro país, en los próximos años, en una de las aplicaciones de mayor consumo de los materiales obtenidos a partir de este residuo. La aplicación del granulado de caucho para la producción de mezclas bituminosas para carreteras es, a priori, uno de los usos con mayores ventajas técnicas y ambientales. Para justificar esta aportación baste mencionar y analizar alguna de las mejoras obtenidas del empleo de estas mezclas.

En todo caso y antes de entrar en otro tipo de consideraciones, merece la pena describir las diferentes alternativas para la producción de mezclas bituminosas obtenidas por el empleo de este material.

El proceso denominado como “Vía húmeda” supone la modificación de las propiedades reológicas del betún, que actúa como ligante en la mezcla bituminosa, con carácter previo a la adición del resto de componentes de la misma. Esta modificación por adición del polvo de neumático al betún puede dar lugar a una amplia gama de productos distintos en función del porcentaje que se utilice de este material para la modificación de las propiedades, oscilando éste entre el 6% para los betunesmejorados (BC) y el 20% para los betunes de alta viscosidad (BMAVC), pasando en porcentajes intermedios, del 10 al 12 %, por los betunes modificados con caucho
(BMC).

Por otro lado, en la técnica denominada “Vía seca”, el polvo de neumático se añade directamente a la mezcla bituminosa como si fuese una carga más de la misma, sustituyendo con ello a parte de ésta y modificando las propiedades finales de la mezcla. Las experiencias con esta técnica son también variadas, con porcentajes de sustitución de cargas que pueden oscilar entre el 0,5 y el
2% del total de la mezcla.

Aunque la magnitud de las propiedades finales de las mezclas bituminosas obtenidas por una u otra vía resultan diferentes, lo cierto es que pueden conseguirse  en ambos casos ventajas importantes derivadas de la  adición de un material elástico como es el polvo de  neumático para modificar las propiedades reológicas  de la mezcla, haciéndolas más flexibles y menos  susceptibles a los cambios térmicos. Además, permiten  la incorporación de un mayor porcentaje de betún y  con ello se dota a la mezcla de un mayor espesor de la  película de ligante sin que este incremento dé lugar a  problemas de exudaciones y escurrimientos.

Estos dos aspectos tienen una incidencia decisiva sobre  propiedades tan importantes para la carretera como la  recuperación de las deformaciones inducidas por el paso de  los vehículos, especialmente de los pesados, y las debidas a  los cambios térmicos en las mismas.

Otra variable de especial relevancia son las mejoras en las reflexiones de grietas de las capas inferiores a la superficie de rodadura, igualmente debidas a la mayor  flexibilidad de las mezclas y al mayor espesor de la capa de  ligante. El resultado inmediato son carreteras con menores agrietamientos y la prolongación de este efecto durante más tiempo.

Igualmente, puede destacarse también que el empleo de polvo de neumático, material con un alto contenido de  negro de carbono, reduce la oxidación y el envejecimiento  de las mezclas y con ello mantiene durante más tiempo las  características originales de las mismas.

Menos ruido, más durabilidad

Además de las mencionadas mejoras técnicas, se identifican  mejoras ambientales nada desdeñables derivadas del tipo  de mezclas que pueden obtenerse con la inclusión de polvo  de neumático. Estas mejoras se alcanzan, sobre todo, por  reducciones de ruido que oscilan entre los 2 y 4 decibelios.

Paralelamente, el empleo de mezclas drenantes, obtenidas  por la modificación de las propiedades del betún, tiene  efectos muy beneficiosos sobre la seguridad de las  superficies, gracias a la alta capacidad de evacuación del  agua en condiciones de lluvia.

Una mayor duración de las carreteras y un menor mantenimiento a lo largo de su vida útil supone un potencial ahorro económico por estos conceptos, si bien este es un aspecto difícil de predecir desde la etapa de diseño y solo demostrable después de varios años de seguimiento y comparaciones con vías construidas a partir de mezclas convencionales

En definitiva, nos encontramos ante una opción de reciclado con numerosas ventajas cuyo reto más
importante en estos momentos es la producción de polvo de neumático de la calidad necesaria y en la cantidad suficiente para abastecer la potencial demanda de este tipo de mezclas bituminosas.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.