NOTICIA
06-05-2015

¿Qué componentes del coche hay que revisar una vez al mes? ¿Quieres ayuda? Tienes cerca un EuroTaller

Para ser un automovilista responsable hay que realizar el mantenimiento del coche y eso implica cierta constancia en los cuidados a nuestro vehículo. Por ejemplo, ¿sabías que hay ciertos componentes tan importantes que te conviene revisar tú mismo una vez al mes? Te contamos cuáles son esos componentes y cómo debes comprobar su estado.

Escobillas y líquido del limpiaparabrisas

¿Eres de los que se queda sin líquido limpiaparabrisas en los momentos más inoportunos? Es lo que suele suceder porque tendemos a acordarnos de ese depósito y de las escobillas sólo cuando realmente los necesitamos: cuando se nos mancha el parabrisas o cuando llueve. Quizás no sean los sistemas más sofisticados ni llamativos del automóvil, pero a la hora de la verdad lo que nos interesa es que cumplan su función, despejando la luna delantera para que la visibilidad sea lo mejor posible para el conductor. Ni más, ni menos. Así que no está de más que revises este componente también una vez al mes, o incluso cada menos tiempo.

El sistema de iluminación

En carretera, tan importante es ver como ser visto. El alumbrado del vehículo es un sistema muy importante de seguridad activa. Tan importante que el color de las distintas luces del coche se regula de acuerdo a normativas internacionales: los faros delanteros deben ser amarillos o blancos, los traseros rojos etc.

¿Sabías que un 24,2% de los coches que no superó la ITV el año pasado presentaba defectos en los sistemas de alumbrado y señalización?

Una iluminación deficiente es peligrosa: incrementa la fatiga visual de quien está al volante y puede suponer pérdida de visibilidad bien del conductor, bien del resto de usuarios o incluso de ambos. Para evitarlo, debemos vigilar el estado del sistema de iluminación del vehículo como mínimo una vez al mes. ¿En qué debemos fijarnos? Básicamente hay que comprobar, una por una, que todas las luces funcionan. Y esto incluye no sólo las luces largas y cortas, sino también antiniebla, intermitentes, luces de freno… En caso de que alguna esté fundida acude a tu EuroTaller de confianza. Por otro lado, la limpieza juega a nuestro favor: a parte del efecto antiestético la suciedad en faros y pilotos les hace perder eficacia en su función.

En cuanto a la vida útil de una bombilla, aunque suele decirse que cabe esperar una duración de dos años, en realidad esto depende de muchos factores: el tipo de lámparas que monta el coche, el uso que se les da…

Las averías relacionadas con el sistema de iluminación del coche en general suelen ser por el fin de la vida útil de la propia bombilla, problemas con las conexiones eléctricas o el uso de bombillas no adecuadas para los faros del coche (por ejemplo, no se pueden poner unas bombillas de xenón en faros convencionales).

Recuerda que los defectos en el sistema de iluminación impedirán que tu vehículo supere la ITV, además del riesgo que supone para tu seguridad y la de los demás automovilistas. Si no lo ves claro, déjate aconsejar en tu EuroTaller.

Los neumáticos

El único punto de contacto entre la calzada y el coche es vital para que todo vaya, nunca mejor dicho, sobre ruedas. Además, un buen mantenimiento de los neumáticos no sólo es beneficioso para nuestra seguridad y la salud de nuestro coche: también nos ayudará a ahorrar unos eurillos, cosa siempre de agradecer. Pero para ello no podemos olvidarnos de los neumáticos por meses. Hay que comprobar su estado también una vez al mes como mínimo. Y por supuesto siempre antes de emprender un viaje.

¿Sabías que un 22,8% de los coches que no superó la ITV el año pasado presentaba defectos en neumáticos y / o suspensión?

¿En qué debemos fijarnos? En primer lugar, hay que inspeccionar el nivel de desgaste. Para ello, comprobaremos que la profundidad del dibujo es correcta (nunca por debajo del mínimo legal, que es de 1,3 milímetros) y que no existen irregularidades en el desgaste, es decir, que no hay bultos, deformidades o zonas de mayor desgaste que el resto en ninguno de los neumáticos, incluyendo la rueda de repuesto.

El otro punto de seguridad de los neumáticos que hay que vigilar mensualmente es la presión. Asegurarnos de que la presión de los neumáticos de nuestro coche es correcta facilita la conducción y el control, mejora la adherencia, optimiza la frenada y minimiza el riesgo de reventón. ¿Necesitas más motivos? Los hay: presiones inadecuadas en los neumáticos incrementan el consumo de combustible, aumentan las emisiones de CO2 y aceleran también su propio desgaste.

Recuerda que siempre hay que comprobar la presión con los neumáticos fríos. ¿Cómo saber cuál es la presión adecuada para nuestro coche? Lo mejor es mirarlo en el libro del coche. La mayoría de las marcas incluyen esa información en algún otro punto, como en la guantera o en la tapa del depósito del combustible, pero si tienes dudas acude al manual de manteniemiento o pregunta en tu EuroTaller de confianza, estamos encantados de ayudarte a conducir más seguro.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.