NOTICIA
23-07-2014

¿Qué ocurre con los vehículos que se abandonan en los talleres de coches?

Hasta hace relativamente poco, se convertían en un importante coste para los reparadores. Más allá de la cuantía de la reparación que se les hubiera efectuado, tanto por mano de obra como por piezas, los talleres estaban obligados legalmente a custodiar el vehículo. Y, claro, los meses o años que se sucedían con el coche en sus instalaciones, constituían un “servicio de parking”, un espacio que se hurtaba a los procesos de trabajo, de un coste muy elevado. Pero todo esto ha cambiado.

Lo explica, en La Crónica de Salamanca, Víctor Manuel Yenes, ejecutivo de la patronal de empresas provincial, Confaes. Ahora mismo, en los más de 400 talleres de reparación que hay en Salamanca se encuentran en estado de abandono por parte de sus dueños más de 500 vehículos. Y son los empresarios del taller “los que sufren las consecuencias de este desentendimiento”.

La crisis económica se nota en todo. También en la facilidad con la que los dueños de vehículos, ante la imposibilidad de hacer frente al pago de sus reparaciones, los abandonan en los talleres. “Especialmente en coches de escaso valor. Sus propietarios optan por dejar el coche en la calle, en un taller o en un garaje”, explica Yenes.

Estos vehículos llegan al taller o a las campas por distintos motivos, los más frecuentes son una avería o un accidente de tráfico. “Los propietarios de los talleres se convierten en los guardianes de estos coches porque están a su guardia y custodia, pero no son suyos. No los pueden vender, ni sacar a la calle, ni llevarlos a un Centro de Tratamientos de Residuos –CATs- hasta que Tráfico lo autorice”, refiere el responsable de Confaes.

Hasta hace poco podía ocurrir que un vehículo durmiera el sueño de los justos en un taller sin que el propietario de éste pudiera hacer nada: “El mecánico no le podría decir: ‘Lo he llevado al desguace (CAT) o lo he vendido’, porque el dueño lo denunciaría, al haberle ‘robado’ el vehículo”.

Desde hace apenas un par de años, la legislación ha cambiado. Los talleres tienen más herramientas legales a su disposición para deshacerse de los vehículos abandonados. “Antes de mandar el coche a los CATs deben esperar unos tres meses, en ese tiempo comunicarán al titular del vehículo mediante burofax o carta certificada que el presupuesto para la reparación ya está confeccionado y a la espera de su aprobación, o bien que el vehículo ya está reparado y a su disposición en las instalaciones”.

También deberán requerir la retirada del vehículo avisando al propietario de que si en el plazo de un mes no lo lleva se solicitará a la Jefatura Provincial de Tráfico su tratamiento residual. Y por último, siguiendo lo estipulado por la Ley, pasado el mes, el dueño del tallar solicitará a la Jefatura Provincial de Tráfico el tratamiento residual del vehículo, acreditando que ha avisado al propietario del mismo.

“Una vez cumplimentado todo lo estipulado por la Ley, la DGT requerirá al titular del vehículo para que en el plazo de un mes proceda a la retirada del vehículo, con la advertencia de que en caso de no hacerlo se procederá a su traslado a un centro CAT”, explica Yenes.

En EuroTaller tienes más de 800 puntos de servicio a tu disposición, con profesionales y talleres de toda confianza, para ayudarte a llevar tu coche siempre en forma.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.