NOTICIA
05-08-2015

¿Qué pasa si no hago un correcto mantenimiento del líquido refrigerante?

Tu coche necesita hidratarse de manera muy especial a través de distintos líquidos, como aceites lubricantes y el líquido refrigerante/anticongelante. Por eso un correcto mantenimiento es clave para evitar averías que pueden ser bastante serias… y costosas.

El punto de ebullición y de congelación, el secreto del líquido refrigerante / anticongelante

Muchos automovilistas se preguntan si es lo mismo el líquido refrigerante que el anticongelante, si existen diferencias entre ambos o si deben utilizar uno en verano y otro en invierno.

En realidad, este líquido lo que hace es refrigerar el motor, que alcanza temperaturas muy elevadas tanto en verano como en invierno por su forma de funcionar. La clave es que la composición de este líquido ofrece una doble protección:

  • Por un lado, se solidifica (o congela) a una temperatura inferior que el agua, lo que nos interesa de cara al invierno.
  • Por otro lado, su punto de embullición es superior al del agua, lo que nos interesa todo el año, debido a las altas temperaturas a las que trabaja el motor.

Ésta es la verdadera razón por la que nunca jamás debemos utilizar sólo agua en lugar del líquido refrigerante.

Además de ello, el líquido refrigerante también ayuda a mantener en forma el motor, gracias a sus propiedades anticorrosivas.

Cómo realizar un correcto mantenimiento del líquido refrigerante para evitar averías

El mantenimiento empieza casi siempre por una buena elección del líquido refrigerante. No se trata de usar el más caro, sino el más adecuado para nuestro vehículo. Encontraremos habitualmente las especificaciones para elegirlo en el libro de mantenimiento de nuestro coche, o también podemos preguntar en nuestro EuroTaller de confianza, que valorará además cuestiones como el lugar donde vivimos, la climatología, el uso de nuestro vehículo etc.

Una parte fundamental del mantenimiento es revisar con frecuencia el nivel del líquido, para lo que nos valdremos de las guías del depósito. Hay que cuidar siempre que el tapón quede perfectamente cerrado, ya que el líquido tiene a expandirse.

También hay que vigilar que no haya fugas en el depósito y, si sospechamos de alguna, acudir a nuestro EuroTaller cuanto antes.

¿Cuándo es necesario sustituir el líquido refrigerante? 

Se suele recomendar cambiarlo cuando se da alguna de estas circunstancias:

  • Cuando se han recorrido 40.000 kilómetros
  • Si se aprecia que está sucio
  • Si se ve descolorido

Sin embargo, vale más prevenir que curar. Por ello, lo mejor es revisar el líquido refrigerante en la revisión anual de tu vehículo o como mucho cada 20.000 kilómetros.

Circular con un líquido refrigerante que ha perdido sus propiedades químicas implica un grave riesgo de avería, por ejemplo, en la junta de la culata o un sobrecalentamiento del motor, tal como te contamos aquí. Evítalo cuidando tu automóvil en tu EuroTaller de confianza.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.