NOTICIA
15-07-2013

¿Revisar el nivel del líquido "anticongelante" también en verano? ¡Te contamos por qué!

Por paradógico que parezca, el empleo de un buen lóquido "anticongelante", al quie quizá deberíamos referinos como líquido "refrigerante", es tan importante con temperaturas muy bajas como muy elevadas. ¿Por qué? Porque la principal función del mismo es refrigerar el motor.

Cuándo hay que revisar el líquido refrigerante? Lo más natural es que el manual del coche establezca unos intervalos de revisión mínimos de 40 mil kilómetros o cada dos años. Pero lo más adecuado es revisar el nivel del líquido de forma periódica para evitar disgustos. Tanto en verano como en invierno. Su presencia en cantidad y calidad adecuada es garantía de un buen funcionamiento del sistema de refrigeración del motor.

No hay que olvidar que además de las propiedades anticongelantes, el líquido refrigerante tiene funciones anticorrosivas y antiebullición, claves para el buen funcionamiento del sistema refrigerante y por ende del motor. Estas propiedades se ven mermadas tanto por el efecto de los compuestos ácidos originados en la oxidación como por los gases de la combustión. Esa disminución de propiedades podría resultar lesiva para elementos como el radiador o el termostato.

En rigor, sería preciso sustituir el líquido refrigerante tras cada reparación del circuito, sea en el motor, en los manguitos o en los radiadores. ¿Por qué? Debido a que el líquido puede “contaminarse” y reducir su pH.

En Eurotaller tienes una red de más de 800 puntos de servicio, de toda confianza, para ayudarte con la revisión prevacacional de tu vehículo.

En EuroTaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.